Lombrices

¿Qué factores predisponentes existen para tener lombrices?
Las lombrices es la forma popular con la que se denomina la infección del intestino por un gusano llamado Enterobius vermicularis. A estos gusanos también se les denomina oxiuros por lo que la afección también se conoce con el nombre de oxiuriasis.

Las lombrices son pequeños gusanos blanquecinos, delgados y redondeados, del tamaño de una grapa.

Es una infección relativamente frecuente en todo el mundo, que afecta a personas de todas las edades y niveles socioeconómicos, aunque es especialmente frecuente en los niños de edades comprendidas entre 5 y 10 años. No causa daños importantes.

¿Qué factores predisponentes existen para tener lombrices?


Los factores que con más frecuencia se asocian a la presencia de lombrices son:
  • Mala higiene.
  • Hacinamiento.
  • Vivir en barrios muy poblados.
  • Climas cálidos.
  • Residir en instituciones cerradas o en familias infestadas por este parásito.

¿Cómo se transmiten la lombrices?


Las lombrices se transmiten de persona a persona, generalmente al comer alimentos que han estado en contacto con manos u objetos (ropa de cama, ropa, alfombras, etc.) contaminados con los huevos del parásito. Los huevos se abren al llegar al estómago y las larvas se dirigen hacia el intestino grueso. Allí se abren y salen las lombrices adultas que se dirigen hacia el ano donde depositan sus huevos, generalmente por la noche, lo que irrita y produce picor. Al rascarse debido al picor, los huevos pasan a las uñas lo que facilita la autoinfección (reinfección de una misma persona) y la transmisión a otras personas.

El tiempo que transcurre desde la ingesta de los huevos hasta que las lombrices adultas ponen los suyos en la región del ano es de un mes aproximadamente.

Cada lombriz hembra puede poner unos 10.000 huevos. Las lombrices adultas viven entre 2 y 3 meses y las personas infestadas pueden tener desde varias lombrices adultas a varios cientos de ellas en su intestino.

Los huevos también pueden ser inhalados a través del aire al respirar (aunque es más raro) para ser tragados posteriormente y seguir el mismo proceso.

¿Qué síntomas producen?


Aunque la mayor parte de las infecciones por lombrices no producen síntomas, los más frecuentes son:
  • Picor en la región anal de predominio nocturno que puede dificultar el sueño y producir desazón.
  • Infección de la vagina en niñas o en mujeres.
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos cuando la cantidad de lombrices es muy elevada.


¿Cuáles son las complicaciones asociadas?


Las complicaciones de la infección por lombrices son:
  • Infección de la piel de la región anal por el rascado.
  • Infección genital en las mujeres.
  • Infección de orina.

¿Cómo se diagnostican?


La infección por lombrices se sospecha por los síntomas, pero se diagnostica cuando se encuentran los huevos o las lombrices.

Los huevos se pueden obtener mediante la “prueba del celofán” que consiste en presionar con fuerza un papel de celofán transparente (por el lado adherente) sobre la piel alrededor del ano a primera hora de la mañana (antes de la ducha, de la defecación y de vestirse, para evitar así arrastrar los huevos). Los huevos se adhieren al celofán y pueden examinarse posteriormente al microscopio. Se recomienda repetir la prueba durante tres días sucesivos hasta encontrar los huevos.

En raras ocasiones los huevos pueden encontrarse en las heces y/o bajo las uñas.

Las lombrices también pueden buscarse iluminando la zona del ano con una linterna por la noche.

¿Cuál es el tratamiento de las lombrices?


La infección por lombrices se trata administrando un medicamento antiparasitario al afectado, a su familia y a los contactos cercanos. El tratamiento debe repetirse a los 15 días.

Además del medicamento se deben adoptar unas medidas básicas de higiene como:
  • Lavar con agua caliente la ropa de cama, la ropa interior, toallas y pijamas del afectado, ya que las lombrices pueden sobrevivir en ellas de 2 a 3 semanas.
  • Cambio frecuente y manejo cuidadoso de la ropa de cama, la ropa interior, toallas y pijamas del afectado.
  • Lavado frecuente de manos, así como ducha diaria.
  • Mantener las uñas limpias y bien recortadas.
  • Lavar la región anal al menos una vez al día.
  • Evitar el rascado de la zona anal, así como chuparse los dedos o morderse las uñas.
  • Evitar bañar juntos a los niños, así como que compartan la ropa desde el comienzo del tratamiento hasta dos semanas después de haberlo terminado.

¿Qué se debe hacer si se produce una nueva infección por lombrices?


Las reinfecciones por lombrices son frecuentes. Si se produce una nueva infección por lombrices, el afectado, su familia y sus contactos cercanos deben volver a tratarse con el mismo medicamento en dos dosis.

¿Se pueden transmitir las lombrices a través de las mascotas?


No, solo los humanos pueden afectarse por las lombrices.

¿Pueden prevenirse?


La mejor forma de prevención es el cumplimiento de una buena higiene de las manos; esto incluye el lavado con agua templada y jabón después de ir al baño, de cambiar pañales y antes de manipular alimentos.

Las uñas se deben mantener cortas y limpias, evitando morderlas y evitando también el rascado de la región anal. Conviene explicar a los niños la importancia de estas medidas para evitar la infección.

La ducha diaria y el cambio frecuente de ropa interior ayudan a eliminar gran cantidad de huevos de lombrices y a prevenir infecciones y reinfecciones.
Aunque esta información ha sido redactada por un especialista médico, su edición ha sido llevada a cabo por periodistas, por lo que es un contenido meramente orientativo y sin valor de indicación terapéutica ni diagnóstica. Recomendamos al lector/a que cualquier duda relacionada con la salud la consulte directamente con el profesional del ámbito sanitario correspondiente.

Buscador de enfermedades

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V