Ascitis

 ¿Qué complicaciones puede tener una ascitis?
La ascitis es la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal. Clínicamente se manifiesta como hinchazón de tripa más o menos marcada y, en ocasiones, dolor abdominal difuso. Puede deberse a muchas enfermedades distintas.

¿Cuáles son las causas de la ascitis?


La ascitis puede deberse a diversas enfermedades:
  • Enfermedades que entorpecen el paso de la sangre que regresa hacia el corazón. Esta dificultad en el paso de sangre produce un aumento de la presión dentro del circuito sanguíneo (hipertensión portal), con rebosamiento del líquido del interior de las venas al interior de la cavidad abdominal. Esto ocurre en:
  • Insuficiencia cardiaca del lado derecho o cor pulmonale. La sangre no puede ser adecuadamente impulsada por el ventrículo derecho hacia los pulmones y queda retenida antes de llegar al corazón pudiendo extravasarse hacia la pleura (derrame pleural) o el abdomen (ascitis).
  • Pericarditis constrictiva
  • Cirrosis hepática. Es la causa más frecuente de ascitis en nuestro país.
  • Trombosis de la vena porta.
  • Otras causas.
  • Enfermedades por falta de proteínas en las que el líquido de la sangre se escapa del interior de las venas y arterias y se acumula en la cavidad abdominal y otras zonas del cuerpo:
  • Síndrome nefrótico
  • Enteropatía pierde proteínas
  • Enfermedades que irritan el peritoneo, la capa que cubre por dentro la cavidad abdominal. En estas circunstancias, el peritoneo inflamado rezuma líquido hacia el interior de la cavidad abdominal:
  • Cánceres, sobre todo cáncer de ovario, cáncer de hígado y cáncer de páncreas
  • Infecciones crónicas, como la tuberculosis
  • Pancreatitis

¿Qué síntomas produce la enfermedad?


La ascitis produce hinchazón abdominal que puede ser muy importante. Hay otras enfermedades que producen hinchazón abdominal por otros motivos, por lo que debe demostrarse que la hinchazón es consecuencia del acúmulo de líquido. Además del hinchazón puede existir dolor de abdomen, digestiones pesadas, náuseas y vómitos.



¿Qué complicaciones puede tener?


Una complicación frecuente y grave de la ascitis, sobre todo en personas con ascitis debida a una cirrosis hepática, es su infección (peritonitis bacteriana espontánea). La peritonitis bacteriana se debe al paso de bacterias desde el intestino al interior de la cavidad abdominal. Puede producir fiebre y dolor abdominal difuso, pero en muchas ocasiones no produce ningún síntoma y se manifiesta por alguna descompensación de la cirrosis (por ejemplo por la aparición de encefalopatía hepática). Para su diagnóstico se requiere demostrar la existencia de glóbulos blancos en el líquido ascítico, el cual es extraído pinchando en la tripa (paracentesis). El tratamiento es la administración de antibióticos por vena. La peritonitis bacteriana es una complicación grave que se asocia a una mortalidad elevada.

¿Cómo se diagnostica?


La palpación y percusión del abdomen permite sospechar la presencia de ascitis, si bien se debe de confirmar con una ecografía del abdomen. A veces la causa de la ascitis es evidente, por ejemplo en pacientes ya diagnosticados de alguna enfermedad que produzca ascitis con frecuencia, como una cirrosis, pero en otras ocasiones hay que proceder a su estudio. Para ello se debe hacer una ecografía abdominal y/o un TAC abdominal y se debe pinchar la tripa para extraer líquido y analizarlo (paracentesis). El estudio del líquido orienta mucho hacia un diagnóstico y, en ocasiones, permite confirmarlo. A veces se necesita realizar una laparoscopia para coger una biopsia del peritoneo, la capa que recubre la cavidad abdominal.

¿Cuál es su pronóstico?


El pronóstico de la ascitis depende de la enfermedad responsable de la ascitis.

¿Cuál es el tratamiento de la ascitis?


El tratamiento de la ascitis es el de la enfermedad responsable. Cuando la ascitis es consecuencia de una cirrosis o de una insuficiencia cardiaca, se suele tratar con medicinas para orinar (diuréticos).

En personas con mucha ascitis, que les produce muchas molestias, se puede sacar el líquido pinchando directamente la tripa (paracentesis). Dado que ese líquido suele contener muchas proteínas, frecuentemente se necesita inyectar proteínas en sangre para compensar las que se han perdido con la paracentesis.

En algunas personas donde existe una acumulación permanente de líquido en la tripa como consecuencia de una cirrosis, se puede hacer un shunt (cortocircuito) portosistémico intrahepático transyugular (TIPS en inglés), es decir, un cortocircuito que lleva la sangre desde la vena porta al corazón saltándose el hígado para evitar el paso dificultoso de la sangre a través de este órgano. Como consecuencia de ello, y al reducir la presión de la sangre antes de pasar por el hígado, deja de salirse líquido de las venas y deja de producirse ascitis.

En las personas que han sufrido un episodio de peritonitis bacteriana espontánea, puede estar indicada la administración crónica de antibióticos para prevenir una nueva infección.
Aunque esta información ha sido redactada por un especialista médico, su edición ha sido llevada a cabo por periodistas, por lo que es un contenido meramente orientativo y sin valor de indicación terapéutica ni diagnóstica. Recomendamos al lector/a que cualquier duda relacionada con la salud la consulte directamente con el profesional del ámbito sanitario correspondiente.

Buscador de enfermedades

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V