Otros artículos de Pere Camprubí

21 marzo 2022. 09.30H
SE LEE EN 2 minutos
Como no podía ser de otra manera, el Gobierno de España ha adoptado con inusitada rapidez las medidas de apoyo a Ucrania, tanto de apoyo directo como indirecto (las sanciones a la Federación de Rusia), que han acordado la Unión Europea y sus aliados. Incluso, en veinticuatro horas, el presidente Pedro Sánchez Pérez-Castejón rectificó su posición inicial de enviar armamento defensivo a que este sea ofensivo.

Aquella celeridad en adoptar medidas de implicaciones e implementaciones tan complejas contrasta con la tortuguiana rapidez en dar vía libre a la especialidad de Genética Clínica, cuestión que hace años que está resuelta por la Unión Europea y sus países miembros. Y la solución es bien sencilla: crear y constituir una única especialidad de Genética Clínica, de acceso pluriprofesional, como prevé la Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación Biomédica, y que sus titulados sean el apoyo necesario e imprescindible del médico especialista (oncólogo, pediatra…), cuando este requiera los resultados de sus pruebas y los informes que se deriven de ellas.


"Esperamos que la nueva directora general de Ordenación Profesional, Celia Gómez, esté dispuesta a completar el expediente de la especialidad de Genética Clínica"



Los biólogos, farmacéuticos y médicos tenemos formación académica adquirida en nuestros respectivos grados, por lo que estos titulados deben tener acceso en plena igualdad a la futura especialidad.

Esperamos que la nueva directora general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Celia Gómez González, esté dispuesta a completar el expediente de la especialidad de Genética Clínica y este llegue pronto a la mesa del Consejo de Ministros, cerrando una etapa obstruccionista, demasiado prolongada en el tiempo.

  • TAGS