15 dic 2018 | Actualizado: 16:30
Por José Martínez Olmos, portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso
Lun 28 abril de 2014. 20.09H
La sanidad desde el ángulo izquierdo
Hace unos días, en este periódico pudimos leer una noticia bajo el titular La UE avala la reforma de Mato.

Nada más lejos de la realidad. La UE no avala la reforma de Mato. Ni puede avalarla. Entre otras razones, porque no puede. No es su competencia.

Veamos. El Comité de Protección Social existe desde finales de los 90 y se creó como un órgano de coordinación abierta entre los Estados miembros para aquellas políticas que son competencia nacional pero en los que una coordinación puede ser de interés.

El Comité es de los Estados miembros, no de la Comisión Europea, tiene soporte administrativo de la Dirección General de Empleo y en él participan los encargados de la protección social, normalmente los Ministerios que tutelan la Seguridad Social en cada país.

El Comité hace un informe para conocimiento del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO) mediante una revisión por pares; el Estado que se revisa presenta su informe, el que revisa comenta.

El informe al que hace mención la noticia es la contestación de España a como ha implantado las recomendaciones y luego los comentarios del país que examina, (Luxemburgo). Después se hizo una reunión para hacer la presentación del informe y de la revisión, donde cada Estado tiene 5 minutos para presentar, luego comenta el país revisor, se abre turno preguntas y cierra el Estado que se revisa. En total 20 minutos.

La revisión tuvo lugar en una sesión del Comité el pasado 10 Abril y se examinaron 6 países y todas las revisiones fueron de guante blanco porque diplomáticamente nadie ahonda en problemas que le son ajenos y además, competencia de cada país.

En definitiva, autobombo de cada país y respeto del resto a algo que se sabe y se fabrica para elaborar noticias de consumo interno.

Todo más falso que la falsa monea de la copla.

Que le pregunten por los recortes sanitarios a los españoles, a los inmigrantes, a los profesionales, a sus organizaciones, a los sindicatos o a cualquier grupo parlamentario que no sea el PP.