Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Jueves, 24 de agosto de 2017, a las 13:10
La presencia de las matronas como profesionales de la Enfermería durante un alumbramiento no es una cosa banal. Según El País, si todas las mujeres del mundo tuvieran acceso a una comadrona durante su embarazo y su parto sería posible salvar millones de vidas.

Todavía a día de hoy fallecen muchas madres y recién nacidos por causas prevenibles. "Cada año, un promedio de un millón de niños sigue muriendo en su primer día de vida; más de un millón de bebés nacen muertos y más de 300.000 madres no superan el embarazo y el parto, con lo que la cifra conjunta supera a toda la población de Namibia. La mayoría de estas muertes (56%, para ser precisos) son evitables", aseguran J.Kikwete y T. Saraki en una columna de opinión de este diario.

Y ahí radica la importancia de tener una atención sanitaria en condiciones, en la que cualquier mujer tenga acceso a una comadrona que la guíe y la asista en todo momento. La figura de la matrona es tan multidisciplinar que "puede llegar a cubrir el 87% de la atención sanitaria esencial que se necesita durante el embarazo y el parto​". Sin embargo, son necesarias 350.000 matronas más en el mundo para "cerrar la brecha entre los ricos y los desposeídos".

Para Kikwete y Saraki estas enfermeras son una "solución práctica y asequible" a muchos  problemas sanitarios comunitarios y maternos existentes. Por ello, califican de "desconcertante" 
que los líderes mundiales afirmen estar del lado de la seguridad de los niños y sus madres pero "no les den más apoyo político".

En este sentido, apuntan que "no es solo un problema en países de ingresos bajos o medianos. En países de altos ingresos como Canadá también ha habido dificultades para captar y financiar suficientes matronas para satisfacer la demanda".

En su columna de opinión, afirman que las políticas y la financiación destinadas a la formación y regulación de las comadronas pueden multiplicar lo invertido por 16. "Porque, cuando participan en los procesos de embarazo y parto, bajan las probabilidades de que las madres necesiten costosas intervenciones de emergencia, como una cesárea", resaltan.