Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:00
Opinión > Educación para la salud

De las tizas de colores a las Google Glass

Por Jesús Sánchez Martos, catedrático de Educación para la Salud de la Universidad Complutense de Madrid
Lunes, 30 de septiembre de 2013, a las 19:02

Los avances de la tecnología en comunicación son imparables y especialmente bienvenidos porque favorecen siempre la globalización y el acceso inmediato al conocimiento, pero este hecho, que nos ha de ofrecer nuevos avances en poco tiempo, nos obliga a estar continuamente entrenados para conseguir la eficacia en comunicación, tanto en los eventos científicos como con nuestros pacientes; en otras palabras, los profesionales de la salud y de la comunicación tenemos que modificar nuestra forma de actuar en el proceso de comunicación eficaz y adaptarnos a los constantes cambios del desarrollo de la tecnología moderna.

El martes 17 de Septiembre tuve la suerte de poder asistir en directo y en un quirófano único y global a un evento sin precedentes en la historia de la medicina moderna, que estuvo protagonizado por el prestigioso profesor Pedro Guillén, jefe del Servicio de Traumatología de la Clínica Cemtro de Madrid, haciendo posible que médicos y estudiantes de más de 300 hospitales y universidades de todo el mundo pudieran ver en directo lo que veían sus ojos a través del artroscopio sin cables, conocido en todo el mundo como WAD (wireless arthroscopic device), ideado y creado por él mismo en 2007 y desarrollado por la empresa española Indra. El doctor Guillén realizó "un implante autólogo de condrocitos cultivados en la sala blanca de la Clínica Cemtro" en la articulación de la rodilla de un paciente, haciendo posible que “la célula sea un medicamento” y que pudiera ser visto on line gracias al gran despliegue tecnológico de Telefónica para poder difundir toda la sesión a los cinco continentes.

Todos los médicos que participaron interactivamente en directo pudieron ver las imágenes que el propio doctor Guillén veía y explicaba, gracias al desarrollo tecnológico de Droiders, otra empresa española, con las ya conocidas Google Glass, un minúsculo dispositivo formado por una cámara, GPS, bluetooth, micrófono y un pequeño visor que se incorpora a la montura de una gafa en el cuadrante superior derecho del campo de visión y que pesa unos 36 gramos.

Pedro Guillén, catedrático extraordinario de Traumatología del Deporte de la UCAM (Universidad Católica de San Antonio de Murcia), institución que apoyaba académicamente el evento, contribuyó con esta pionera master class on surgery, una verdadera clase magistral, a potenciar la marca España: la intervención se realizó en el quirófano único y global de la Clínica Cemtro de Madrid, la difusión a todo el mundo fue posible gracias a Telefónica, el Artroscopio sin cables es desarrollado por Indra, las Google Glass gracias a Droiders, y el profesor, un murciano de pro nacido en Archena, un excelente clínico y cirujano que tiene una gran capacidad pedagógica, gracias a la que se han podido formar miles de médicos en todo el mundo, desde que comenzara su andadura académica en 1985 como profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Y es que como él mismo dice, “si lo puedes soñar, lo puedes hacer”.

Sin afán de desmerecer todos estos importantes avances de la tecnología moderna, sí que me gustaría dedicar esta tribuna al doctor Guillén, como comunicador y profesor, que es capaz de transmitir de forma eficaz el conocimiento de la medicina, a través de las Google Glass, pero también con un folio y un bolígrafo, o con un encerado y unas tizas de colores…¡ y que no nos falten!.

Si bien es cierto, como decía al principio, que todos debemos estar actualizados en estos grandes avances de la tecnología de la comunicación, no podemos perder de vista nuestro objetivo de la comunicación eficaz, que se deberá seguir haciendo a través de la palabra, la imagen y el feed back que favorece la interacción con los receptores de nuestro mensaje. Y esto se consigue, y con eficacia, siempre que el comunicador, en este caso nuestro reconocido doctor Guillén, esté especialmente entrenado en el proceso de la comunicación eficaz, que se puede poner en marcha gracias a las novedosas Google Glass, pero también a esas tizas de colores que, a pesar del paso de los años, siguen facilitando nuestras clases en la universidad, aunque cada vez se hace más difícil conseguirlas. Hoy, son muchos los profesores universitarios y ordenanzas que se extrañan cuando algunos profesores solicitamos un encerado y unas tizas de colores, porque una gran mayoría utilizan para todas sus clases el ordenador y las deslumbrantes presentaciones de Power Point. Pero... cuando la electricidad no funciona, la tecnología se queda bloqueada, o incluso no podemos disponer de ella, siempre tendremos la suerte de poder contar con grandes comunicadores como Pedro Guillén. ¡¡¡Enhorabuena maestro y muchas gracias por tu clase magistral!!!