Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 11:00

Los hospitales Clínico y General de Valencia prueban un radiofármaco que mejora la precisión en el diagnóstico del alzheimer

Detecta la enfermedad en las fases precoces de pacientes vivos, sin necesidad de autopsia diagnóstica

Martes, 02 de septiembre de 2014, a las 14:01
Redacción. Valencia
El servicio de Medicina Nuclear del Hospital General Universitario de Valencia (HGUV), en colaboración con el servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de la misma ciudad, han realizado la primera prueba con PET (Tomografía por Emisión de Positrones) amiloide a un paciente de la sanidad pública.

José Miguel Láinez.

Se trata de Amyvid (o Florbetapir 18F), el primer y único radiofármaco de diagnóstico capaz de detectar placas beta-amiloide (un hallazgo neuropatológico característico de la enfermedad de Alzheimer) sin necesidad de autopsia. Esta herramienta de diagnóstico visualiza, mediante imágenes PET, la densidad de la placa neurítica beta-amiloide en el cerebro de pacientes adultos con deterioro cognitivo que están siendo evaluados por este posible mal y otras causas de deterioro cognitivo. Exactamente, el radiofármaco se adhiere a las placas amiloides y se detecta mediante el uso de un escáner PET de imágenes cerebrales.

Según José Miguel Lainez, jefe del servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, “nos permite realizar un diagnóstico de la enfermedad en las fases precoces, incluso en pacientes con una mínima sintomatología”. Además, tal y como añade, “es bueno que se disponga de una herramienta como ésta en los hospitales de la red pública, lo que permitirá avanzar en el conocimiento y manejo de esta terrible plaga del siglo XXI”.

Para el diagnóstico definitivo de alzheimer se requiere la presencia de las placas beta-amiloide en una autopsia. Hasta la fecha no había sido posible ver realmente estas placas en pacientes vivos durante la práctica clínica rutinaria: Amyvid  permite que sean vistas en el cerebro vivo. En este sentido, José Miguel Lainez asegura que “esta técnica nos permite establecer el diagnóstico precoz de la enfermedad con una muy alta probabilidad, y con unas mínimas molestias para el paciente”.

Para José Ferrer-Rebolleda, “esta herramienta hará posible que los médicos puedan excluir el diagnóstico en pacientes que presentan alteraciones de memoria”. También permitirá, a su juicio, “que se seleccione adecuadamente a los pacientes que participen en ensayos clínicos para investigar fármacos dirigidos a las placas de amiloide”.
Amyvid también supone contar una herramienta de investigación que puede ser utilizada en estudios clínicos para monitorizar signos biológicos de alzheimer en el cerebro vivo y mejorar así el conocimiento de la progresión de la enfermedad.