Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Un hallazgo bioquímico sugiere nuevos fármacos contra la autoinmunidad

Si se confirma el descubrimiento, es aplicable a más de 80 enfermedades

Lunes, 22 de febrero de 2016, a las 17:59
Redacción. Barcelona
Un estudio ha proporcionado un nuevo enfoque sobre el tratamiento y regulación de la respuesta autoinmune sin comprometer la inmunidad del individuo. El logro parte del hallazgo de un nuevo mecanismo celular en cadena que regula la respuesta normal del organismo a los agentes nocivos, así como de un nuevo tipo de fármacos que actúan en él.

El investigador Pere Santamaria.

Publicado por la revista Nature, el trabajo fue realizado en modelos animales y demuestra por, primera vez, que los linfocitos T reguladores autorreactivos (que protegen al organismo contra enfermedades autoinmunes concretas) se expanden ‘in vivo’ de forma eficiente y reproducible. La investigación ha sido llevada a cabo por investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps) y la Universidad de Calgary (Canadá).

La administración de un nuevo tipo de nanopartículas, recubiertas con dianas proteicas dirigidas a los linfocitos T que causan las enfermedades autoinmunes, permite su reprogramación hacia linfocitos T reguladores y la eliminación selectiva de la enfermedad en cuestión, gracias a este nuevo mecanismo celular en cadena que regula la respuesta inmune.

Más de 80 enfermedades

El especialista que ha liderado la investigación, Pere Santamaria, ha explicado que el mecanismo descubierto y los nanofármacos que actúan sobre él “se podrían aplicar, potencialmente, a muchas de las más de 80 enfermedades autoinmunes que afectan a las personas”.

Las enfermedades autoinmunes –como la diabetes tipo 1, la esclerosis múltiple o la artritis reumatoide – son el resultado de un mal funcionamiento del sistema inmune, y en ellas los linfocitos T (células que coordinan la respuesta inmune contra virus y bacterias) atacan a las células del propio organismo en vez de protegerlas, dañando el órgano diana.

Para tratar la enfermedad, se deben eliminar los linfocitos defectuosos, pero los fármacos actuales no tienen mecanismos para distinguirlos de los normales y también suprimen la inmunidad normal, por lo que dejan el paciente desprotegido frente otras enfermedades.

La investigación ha logrado restaurar los niveles normales de glucosa en sangre en ratones con diabetes tipo 1, la función motora en ratones con una enfermedad similar a la esclerosis múltiple y la estructura y funcionalidad de las articulaciones en ratones con artritis.