16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

Abre la consulta de genética para las cardiopatías familiares en el General de Valencia

Precisa la prevención de episodios cardiológicos en población de riesgo

Lunes, 20 de octubre de 2014, a las 14:16
Redacción. Valencia
El Hospital General Universitario de Valencia ha incorporado la consulta de genética para las cardiopatías familiares, a la unidad especializada en estos padecimientos del corazón, impulsando así la consulta de consejo genético a través del trabajo en equipo de cardiólogos y genetistas, según ha informado la Generalitat.

Sergio Blasco, gerente del Hospital General de Valencia.

Su puesta en marcha ha sido posible gracias la colaboración que se ha dado entre el Centro de Diagnóstico Biomédico (CDB) y el Instituto Cardiovascular del centro hospitalario, y según la administración autonómica, "la incorporación de esta consulta a la Unidad es una apuesta por ofrecer una medicina personalizada que contribuya a una mejor y más eficaz prevención".

La nueva estructura multidisciplinar va a mejorar, según el gobierno valenciano, la atención de los pacientes y logrará una mayor eficiencia en la prevención de episodios cardiológicos en personas que, aún no presentando síntomas, han sido identificadas como población de riesgo.

El cardiólogo Lorenzo Fácila, responsable de la unidad, ha explicado que mediante el estudio genético se puede "predecir qué familiares de un paciente con una determinada cardiopatía o que ha sufrido una muerte súbita, tienen una susceptibilidad elevada de desarrollar una enfermedad similar".

"En ellos aplicamos sistemas de monitorización continua y tratamiento inmediato. Por otro lado, eliminamos la incertidumbre en individuos sin riesgo, disminuyendo la sobrecarga asistencial al evitar la necesidad de realizar pruebas posteriores como ecocardiografías y electrocardiogramas, que tienen que realizarse periódicamente en los familiares de primer grado de acuerdo con las recomendaciones actuales", ha precisado Fácila.

En esta unidad los cardiólogos identifican al paciente "índice" cuyos familiares de primer grado se calcula que tienen un 50 por ciento de probabilidades de sufrir la misma enfermedad. Una vez seleccionada la familia para el estudio genético, los genetistas, a través de una muestra de ADN, identifican la alteración genética causal para poder descartar a aquellos familiares que no la presentan.

Desde que la consulta de consejo genético del Hospital General inició su actividad en 2014 una veintena de familias, consideradas como de más alto riesgo o prioritarias, se han beneficiado de estos estudios genéticos, que requieren de unos cuatro o cinco meses para secuenciar los genes e identificar a los familiares que no presentan la mutación del gen y que, por tanto, no requieren pruebas posteriores.