18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Satse exige que las sustituciones en verano sean al 100% de jornada y salario

Afirma que el SAS pretende continuar realizando contratos eventuales al 75 por ciento

Lunes, 25 de mayo de 2015, a las 21:34

Francisco Muñoz, secretario autonómico de Satse.

Redacción. Sevilla
El Sindicato de Enfermería (Satse) de Andalucía ha alertado de los “posibles riesgos” para la asistencia sanitaria a los andaluces de concretarse el nuevo recorte que tiene previsto el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para las contrataciones de verano. Por este motivo, Satse ha exigido que se garantice una “correcta” cobertura sanitaria al ciudadano durante el verano incrementando la oferta de contratos de sustituciones de enfermería que, además, deberán ser al cien por cien de jornada y salario.

En este sentido, Satse ha anunciado que trasladará sus exigencias al SAS en la próxima reunión de la Comisión Central de Seguimiento de la Bolsa Única, prevista para este martes 26 de mayo, en la que la Administración debe detallar la planificación prevista en materia de contrataciones para el periodo de vacaciones.

Según las previsiones, que el sindicato ha conocido en los diferentes centros, el SAS pretende reducir la cobertura de las sustituciones del personal de enfermería respecto al verano anterior y continuar realizando contratos eventuales al 75 por ciento, a pesar de que se realizan para cubrir a personal a jornada completa.

Para Satse, de concretarse esta planificación en la que priman los criterios economicistas por encima de los asistenciales con una nula sustitución del personal, se puede augurar un nuevo verano con una disminución de horarios de atención, cierre de camas, paralización de actividad quirúrgica o incremento del tiempo de respuesta asistencial.

En la misma línea, Satse recalca que esta circunstancia, unida a la destrucción de empleo enfermero en el SAS durante los últimos años, se concreta en que se ha llegado a unos límites en el que el personal de enfermería trabaja en unas condiciones “de verdadera explotación” que requieren de una solución “urgente” y que, en caso de darse en una empresa privada o en un sistema sanitario de otra comunidad, serían objeto de denuncia desde la propia Junta de Andalucía.