Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Satse afirma que se necesitan de forma urgente 544 enfermeros

Para equiparar la plantilla a la media europea sería 4.400 más

Miércoles, 20 de mayo de 2015, a las 16:00
Redacción. Valladolid
El Sindicato de Enfermería Satse ha cifrado en 544 los profesionales enfermeros que con urgencia necesita Castilla y León, aunque “lo ideal” y para equiparar la plantilla a la media europea sería tener 4.400 más.

Silvia Sáez.

Estos datos los ha ofrecido en una rueda de prensa la secretaria autonómica de Satse en Castilla y León, Silvia Sáez, quien ha especificado que se han perdido como consecuencia de la crisis en esta comunidad autónoma 194 puestos de enfermería y ha calculado que las necesidades “urgentes” para cubrir bajas, suplencias y otras eventualidades son de 350 profesionales, lo que hacen un total de 544.

Sin embargo, ha advertido de que, para llegar a los parámetros medios de la sanidad europea en Castilla y León, que cuenta con 11.300 enfermeros, se precisarían unos 4.400 profesionales de la enfermería.

Según Silvia Saez, la insuficiencia de personal ha causado algunas deficiencias en la atención de los consultorios locales, de los que hay en Castilla y León 2.300, con lo que sitúa a esta comunidad en primer lugar en cuanto a este tipo de centros de atención sanitaria. Sáez ha criticado que, mientras se tienen estas necesidades, continúa el “éxodo” de enfermeros españoles a otros países de la UE, principalmente a Gran Bretaña, Alemania y Portugal.

Por otra parte, el presidente del Consejo de Colegios Profesionales de Enfermería de Castilla y León, Alfredo Escaja, ha puesto de manifiesto que en España existe un desequilibrio, con respecto a la media europea, entre el número de enfermeros y médicos.

Así, ha indicado que la relación en Europa es de 2,38 enfermeros por cada médico, en España es de 1,15 por cada profesional de medicina, y en Irlanda esa relación llega a 5,6 por cada facultativo médico.

Alfredo Escaja ha insistido en la necesidad de que en Castilla y León los enfermeros y enfermeras tengan la facultad de prescribir recetas de medicamentos, lo que, a su juicio, mejoraría la atención al paciente. Ha explicado que no se trata de concederles la facultad de cambiar la prescripción del médico sino de posibilitar que ante una urgencia y ante la ausencia de una facultativo superior emitan una receta.