14 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Sanidad invierte un millón en el quirófano híbrido del Dr. Peset

Montón destaca la experiencia autonómica en patología vascular operable

Lunes, 14 de diciembre de 2015, a las 17:23
Redacción. Valencia
La consejería de Sanidad Universal y Salud Pública autonómica ha invertido 1.098.425 euros en las instalaciones del nuevo quirófano híbrido de cirugía vascular del Hospital Doctor Peset de Valencia, que utiliza un moderno sistema angiográfico que permite la visualización de los vasos sanguíneos mediante imágenes radiológicas durante la cirugía.

Según ha destacado la Generalitat, el centro cuenta con el quirófano híbrido mejor dotado en prestaciones de España para tratar la patología vascular a partir de técnicas de mínima invasión (endovasculares) y, en especial, los aneurismas de aorta complejos en los que aspira a convertirse en centro de referencia.

Equipo del Servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset.


“Estamos ante una clara apuesta por la innovación, las técnicas menos agresivas y la seguridad del paciente que demuestran, una vez más, el compromiso de nuestros profesionales con la sanidad pública de calidad”, ha señalado la titular de Sanidad, Carmen Montón, en una visita a las instalaciones en la que ha recalcado que, ahora, “cualquier paciente con un aneurisma de aorta complejo sabe que en este hospital de la Comunidad Valenciana disponemos de la tecnología, la experiencia y el conocimiento necesarios para un tratamiento exitoso”.

“Nuestro servicio es el que más experiencia concentra de la comunidad en estos casos complejos, que ya suponen el 44 por ciento de los aneurismas que tratamos. No sólo nos llegan pacientes valencianos sino del resto de España, y nuestros profesionales se desplazan a otros centros como apoyo técnico. Si en la Comunidad Valenciana el número de implantes de estas características está en torno a 40-50 al año, el Peset participa directa o indirectamente en el 80 por ciento de ellos”, ha explicado Francisco Gómez, jefe de sección del Servicio de Cirugía Vascular del centro.

Con el nuevo quirófano híbrido se amplían estas posibilidades, ya que su precisión y rapidez permite obtener una máxima protección radiológica. De hecho, se reduce la dosis de radiación cutánea hasta en un 70 por ciento en función de la anatomía del paciente y se muestra la dosis acumulada para poder detectar posibles peligros.

Además, se trata de un equipo que utiliza la robótica industrial para posicionarse de la manera que se desee y que permite obtener imágenes con el doble de resolución que otros sistemas.

Esta “gran calidad” de las imágenes facilita la labor de los facultativos durante la intervención a la hora de tomar decisiones diagnósticas y terapéuticas más seguras, ya que mejora la visualización de guías, stent, estructuras y vasos pequeños (de entre 0,5 y 55 milímetros).

También incorpora herramientas específicas para la reconstrucción de imágenes 3D en tiempo real (menos de 30 segundos). Con ello se estudia la morfología de los aneurismas y de los órganos cercanos para un mejor diagnóstico, planificación del tratamiento y reducción de riesgos.

El aneurisma de aorta consiste en un ensanchamiento de la pared de una arteria debilitada, que crece por la presión de la sangre hasta formar una especie de globo. Se suelen localizar en la aorta, sobre todo en la zona del abdomen. Se trata de una patología silente que supone una amenaza para la vida, ya que su rotura conlleva una mortalidad del 80-90 por ciento, según la Generalitat.

Creado hace 22 años

El Servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset se creó hace 22 años y fue el primero de la comunidad autónoma en usar técnicas endovasculares para el tratamiento de los aneurismas de aorta, una patología en la que cuentan con una experiencia de más de 900 casos y que les ha permitido ser uno de los centros “de referencia” y de formación de especialistas durante dos décadas.

En los últimos años, ha destacado, ante todo, en el tratamiento endovascular de los aneurismas de aorta complejos, que son aquellos que presentan una especial complejidad por afectar a áreas muy extensas de la aorta y que involucran arterias viscerales. Para la reparación de estos aneurismas, que representan un 20 por ciento del total, se requiere “una gran labor de planificación, la fabricación a medida de la prótesis que se coloca y un procedimiento de implante muy preciso y delicado”.

En la Comunidad Valenciana se estima que en torno a 9.000 personas de más de 65 años están bajo riesgo potencial de rotura de un aneurisma de aorta.