20 nov 2018 | Actualizado: 09:10

En 2015 debe estar implantada la receta electrónica interoperable

Andalucía, Baleares, Extremadura y Galicia son las únicas comunidades que tienen implantada la receta en todos los niveles asistenciales. La Rioja y Castilla y León siguen con el papel

Sábado, 13 de julio de 2013, a las 10:59

Redacción. Madrid
La Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se ha fijado el 1 de enero de 2015 como la fecha límite prevista para la plena implantación de la receta electrónica interoperable para todo el Sistema Nacional de Salud (SNS). Según un documento oficial del Ministerio al que ha tenido acceso Redacción Médica, está previsto que se inicien las primeras pruebas de conectividad a partir de este 1 de agosto. Participarán Baleares, Extremadura y Canarias, a las que se irán sumando progresivamente Andalucía, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña y Galicia cuando manifiesten su disponibilidad.

Nivel de implantación de la receta electrónica en las CCAA. Datos: abril de 2013.

En la primera fase del pilotaje se establecerá la conectividad entre comunidades y se medirá la calidad del sistema, aunque las funcionalidades a probar serán muy limitadas (solo medicamentos financiados dispensables en oficinas de farmacia, excluyendo estupefacientes). Durante este año, el Ministerio tiene previsto además definir los procesos, realizar la adaptación a ellos por parte de las comunidades, así como la construcción y aplicación de la interoperabilidad. A su vez, se realizará una continua evaluación de riesgos y funcionalidades que permitan corregir posibles debilidades en la terminología ‘Snomed CT’ y el nuevo Nomenclátor.

En enero de 2014, el gabinete de Ana Mato tiene previsto iniciar una segunda fase en la que se irán ampliando las funcionalidades, permitiendo la anulación y el bloqueo de dispensaciones y se incluirá la facturación electrónica, entre otras. A mediados del año próximo, para poder iniciar las pruebas con pacientes reales, cada comunidad deberá obtener una certificación de interoperabilidad acreditativa de que cumple todos los requisitos necesarios. El Ministerio calcula que el alcance de esta iniciativa beneficiará a 43,6 millones de asegurados y beneficiarios del SNS, 35.000 médicos de Atención Primaria, 60.000 de Especializada y 21.500 oficinas de farmacia.

La Rioja y Castilla y León, las más atrasadas

A través de una encuesta realizada a las comunidades en el mes de abril, Sanidad ha podido comprobar la situación de implantación de la receta electrónica en el territorio nacional. De los resultados se desprende que son ocho las autonomías que tienen totalmente implantada la receta electrónica en Primaria (Andalucía, Baleares, Extremadura, Galicia, Cataluña, Canarias, Cantabria y Navarra) y, de ellas, cuatro con total extensión en Especializada (Andalucía, Baleares, Extremadura y Galicia). Tres regiones (Cataluña, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha) tienen previsto finalizar este año la implantación en todos los niveles asistenciales y tan solo dos (Castilla y León y La Rioja) están pendientes de iniciar el pilotaje y mantienen el formato físico.