18 nov 2018 | Actualizado: 18:10
Jueves, 19 de noviembre de 2015, a las 16:08
Redacción. Zaragoza
El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ha anunciado que una de las medidas que va a adoptar para reducir las listas de espera es incrementar el número de quirófanos que se utilizan del Hospital de la Defensa de Zaragoza, para operar allí "con nuestro personal".

Celaya.

Así lo ha manifestado en una comparecencia ante el pleno de las Cortes, solicitada por el PP para informar sobre la política de externalización de servicios sanitarios, respecto a la que Celaya ha expresado su deseo de "ir asumiendo de forma progresiva actividades que en estos momentos son prestadas por entidades privadas por falta de recursos".

Sobre las listas de espera, ha comentado la creación de un contrato marco para necesidades quirúrgicas durante cuatro años, "que iremos utilizando según las necesidades", e "igual pasa con las pruebas radiológicas", sobre las que ha reconocido que en alguna el precio quizá sea demasiado bajo, pero "creo que la mayoría de las empresas van a entrar al concurso".

En este punto, también ha mencionado la creación de un anillo digital en red para "hacer lecturas de las pruebas radiológicas que se hacen en los centros de la periferia", además de incrementar las ecografías en Atención Primaria y ha anunciado la adquisición de un PET-PAC el año que viene.

También ha mencionado la elaboración de un plan estructural para reducir listas de espera, para lo que hay un grupo de trabajo, una de cuyas conclusiones es aumentar los quirófanos que se usan en el Militar, y también disponer de un nuevo procedimiento para revisar la indicación de las operaciones ya que "el 20 por ciento que entra en lista de espera al final no llega a operarse".

En materia de Salud Mental, ha anunciado un "nuevo modelo para conciertos", ya que el anterior Gobierno fijó el precio como "la única condición y al final tuvieron que dar marcha atrás ante la presión de las entidades sociales". En su caso, quiere que se tengan en cuenta los recursos materiales y humanos y que la derivación de estos pacientes pase a ser un acto clínico y no administrativo.