Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

La Rioja, primera comunidad con cribado

Nieto ha recalcado que “en ningún caso han sido cuestiones económicas las que han condicionado la forma de actuar del Gobierno”

Miércoles, 25 de febrero de 2015, a las 12:41
Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, ha anunciado que el departamento que dirige va a poner en marcha  un programa para la búsqueda activa de portadores del virus de la hepatitis C en la comunidad. Según ha detallado, la región ha mantenido hasta el momento un programa de seguimiento a través de Atención Primaria, para derivar a Especializada a aquellas personas que ya eran conocedoras de portar el citado virus, a fin de indagar si eran o no susceptibles de incorporarse a los nuevos tratamientos.

Nieto.

El nuevo paso dado por el Sistema Público de Salud consiste en adoptar una actitud proactiva  y detectar a aquellas personas que pueden ser portadores del virus y lo desconocen. El objetivo es lograr que La Rioja “esté libre de hepatitis C para el año 2025”, una posibilidad de la que hablaba hace unos días la jefa de sección de Aparato Digestivo del Hospital San Pedro, Begoña Sacristán, y que resulta cada vez más factible, habida cuenta de los trabajos emprendidos en la comunidad autónoma de La Rioja.

El programa se llevará a cabo a través de los centros de Atención Primaria, mediante la detección de las personas no diagnosticadas y que pertenezcan a alguno de los grupos de riesgo. Esta búsqueda se realizará de acuerdo con los datos existentes en la historia clínica electrónica de cada ciudadano, y de los que los pacientes faciliten a los médicos de familia. En los casos que se detecten se ofrecerá a la persona afectada la posibilidad de llevar a cabo una prueba de serología de hepatitis C, a través de un análisis de sangre.

El programa quedará incluido dentro de los objetivos prioritarios del III Plan de Salud de La Rioja 2015-2020, que se está redactando en la actualidad y verá la luz el próximo mes de marzo.

El consejero ha valorado muy positivamente el curso que está tomando la Estrategia Nacional sobre Hepatitis C que ha encargado el Ministerio de Sanidad y en especial ha ponderado la decisión de incluir a los pacientes clasificados como F2. En La Rioja se ha tratado ya a este tipo de de pacientes en determinadas circunstancias con los nuevos fármacos existentes desde 2012. Es preciso recordar que con esa primera generación de medicamentos surgida a mediados de 2012, fueron tratados en nuestra comunidad autónoma 120 pacientes, de acuerdo a las indicaciones establecidas en ese momento y con la constitución de una Comisión Clínica que estudiaba cada uno de los casos.

La nueva generación de medicamentos nacida en 2014, ha permitido tratar en el sistema de salud de La Rioja a cerca de 50 pacientes, siempre siguiendo los protocolos y las indicaciones fijadas en cada momento por el Ministerio de Sanidad y los acuerdos del Consejo Interterritorial. Nieto ha recordado que los primeros pacientes tratados con Sofosburvir en La Rioja lo fueron a través de los procedimientos de uso compasivo y adquiridos como medicamentos extranjeros, antes de que fuesen autorizados y comercializados en España.

Nieto ha recalcado que, “en ningún caso han sido cuestiones económicas las que han condicionado la forma de actuar del Gobierno de La Rioja, ni lo serán en lo sucesivo, como aseguraba hace unas fechas el presidente de Gobierno, Pedro Sanz”.

El consejero ha indicado que espera que en breve se conozca la estrategia encargada por el Ministerio y en el próximo mes de marzo, se apruebe en una reunión del Consejo Interterterritorial.  Nieto ha evitado pronunciarse sobre los datos ya conocidos de la Estrategia preparada por el Ministerio, sí ha valorado de forma positiva la buena acogida que la misma ha tenido tanto entre las sociedades científicas, como entre los pacientes. Nieto también ha abogado por la inclusión de los F2, F3 y F4, y por que todas las comunidades equiparen sus esfuerzos en esta materia y se pueda ofrecer a todos los ciudadanos una respuesta común, con independencia del territorio en el que residan.