Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40

Reducidas las guardias a casi 190 MIR de Medicina Familiar y Comunitaria de Valladolid y Ponferrada

UGT califica la medida de “injusta” y advierte de que no sólo afectará económicamente a los profesionales sino a la calidad del sistema

Viernes, 15 de marzo de 2013, a las 13:27

Redacción. Valladolid
Cerca de 190 Médicos Internos Residentes (MIR) de Medicina Familiar y Comunitaria de Valladolid y de Ponferrada (León) verán reducidas sus guardias mensuales, medida que la FSP-UGT ha calificado de "injusta" e "injustificada" y que, en su opinión, no sólo repercutirá negativamente en sus retribuciones sino, en un futuro, en la calidad del servicio.

Agustín Prieto, secretario regional de UGT.

La reducción mensual de la guardias de los MIR, que no podrán realizar más de tres mensuales, cuando el Programa de Formación de la Especialidad recomienda cuatro y hasta cinco al mes, "supone una nueva vuelta de tuerca" para la sanidad pública, tal y como ha criticado la responsable de sanidad de la FSP-UGT, Nieves Martínez, y se suma al rosario de recortes que viene sufriendo el sistema, en referencia no sólo a la reducción de salarios e incremento de jornada de sus profesionales sino, entre otros, al "repago" farmacéutico, al coste del transporte a la demanda no urgente o a la supresión de unidades hospitalarias.

La reducción de guardias de los MIR afectará, según cálculos de la FSP-UGT, a unos 160 profesionales de medicina familiar y comunitaria de las zonas Este y Oeste de Valladolid, y a otra treintena en Ponferrada, quienes, con sueldos de 1.103 euros complementados precisamente por la Atención Continuada que realizan a mayores de su jornada ordinaria, verán cómo a partir de ahora sus emolumentos se reducen en una media de entre 200 y 400 euros al mes.

Por ello, los representantes de la FSP-UGT, entre los que se incluye también su secretario provincial, Marisa García, han acusado a la Consejería de Sanidad de adoptar medidas en detrimento de los profesionales desde el punto de vista retributivo y formativo y en perjuicio de la calidad del sistema de cara al futuro, y todo ello, han coincidido, para cumplir los "objetivos de estabilidad presupuestaria y de reducción del déficit".