Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Sanidad defiende integrar la atención temprana en la cartera de servicios de Primaria

El objetivo es garantizar a la población infantil y sus familias un servicio sanitario de calidad

Viernes, 23 de octubre de 2015, a las 18:14
Redacción. Santander
La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha defendido la integración generalizada de la atención temprana en la cartera de servicios de pediatría de Atención Primaria, tal y como ocurre en Cantabria desde el año 2005, para garantizar a la población infantil y sus familias un servicio sanitario de calidad.

María Luisa Real.

También ha destacado la importancia de asegurar la continuidad de las actuaciones asistenciales en las que intervienen diversos profesionales.

Real, que ha inaugurado la III Jornadas de Atención Temprana, ha explicado que la Atención Primaria representa el primer nivel y más cercano de contacto de los pacientes con su servicio de salud y constituye el primer elemento de un proceso permanente de asistencia sociosanitaria.

En el acto de inauguración ha estado acompañada por el director gerente de Atención Primaria, Alejandro Rojo; el director de Enfermería de Primaria, Abraham Delgado; y la coordinadora de equipos de Atención Temprana, Adelaida Echevarría.

También ha destacado la necesidad de reconocer la atención temprana como el derecho a una prestación sanitaria de primer nivel, que asegure la accesibilidad y la continuidad asistencial de los niños. La atención temprana engloba un conjunto de actuaciones dirigidas a la población infantil para prevenir y detectar precozmente la posible aparición de cualquier alteración en el desarrollo: motricidad, lenguaje, sensorial o conductual y, en los casos que lo precisen, aplicar una intervención integral.

 En cifras, la incidencia de las alteraciones del desarrollo se sitúa en un 10 por ciento, presentando consecuencias funcionales si no son tratadas adecuadamente en sus manifestaciones iniciales y provocando discapacidad en un 3 por ciento de estos casos. De hecho, la incidencia y prevalencia de las discapacidades es mayor que cualquier otro proceso pediátrico permanente y de análoga severidad