20 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Una presencia “nuclear” en la Medicina, reto de la RANM

Diego Gracia Guillén ha recibido la placa de Académico Senior

Miércoles, 16 de enero de 2013, a las 23:39

Redacción / Imagen: Adrián Conde. Madrid
En el acto inaugural del curso académico la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) ha confirmado que su apertura a la sociedad es cada vez mayor y más reconocida. Su presidente, Joaquín Poch, ha manifestado su intención de seguir asumiendo proyectos de gran envergadura que ayuden a situar a nuestro país a la vanguardia de la investigación, el conocimiento médico y el desarrollo de la medicina. “Algunos de ellos fundamentales y ya en marcha, como el Museo de Medicina Infanta Margarita y el diccionario de términos médicos, que se están expandiendo de forma permanente desde esta Institución”, ha anunciado.

La mesa presidencial, liderada por el presidente de la RANM, Joaquín Poch (centro). De izquierda a derecha: el vicepresidente, Manuel Escudero; Alberto Galindo, presidente de la Real Academia de Ciencias; Mariano Esteban Rodríguez, presidente de la Real Academia Nacional de Farmacia; y el secretario general de la RANM, Luis Pablo Rodríguez.

Manuel Díaz-Rubio.

Poch volvió a insistir en que considera prioritario que la institución tenga una presencia nuclear en la Medicina española mediante el fomento de la docencia y la investigación. “La actividad de la RANM -añadió- es cada vez mayor. Nos hemos ido convirtiendo en un actor con una visibilidad cada vez más sólida en el actual escenario de la salud, y esto implica también que generemos mayores expectativas a las que tenemos que dar respuesta. Las Academias debemos estar en continua renovación y hacerlo acorde a los cambios sociales. La necesidad de una renovación y modernización periódicas debemos tenerlas siempre presentes. Y eso es compatible con algo que perdura: la Academia es una reserva de prestigio para la medicina española y vamos a trabajar para que lo siga siendo”.

Manuel Díaz-Rubio fue el encargado del discurso inaugural, que versó sobre 'La úlcera gastroduodenal. Una enfermedad terrible con un final feliz'. Durante el acto, Luis Pablo Rodríguez, secretario general de la RANM, hizo lectura de la memoria del curso 2012. Asimismo se hizo entrega de la placa de Académico Senior a Diego Gracia Guillén y de los Premios de la RANM 2012.