Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Ramón Pujol: “El trabajo colaborativo entre internista y generalista es el futuro”

El presidente de la Federación Europea de Medicina Interna interviene en el Aula Montpellier de Zaragoza

Jueves, 29 de marzo de 2012, a las 00:06

Redacción. Zaragoza
Ramón Pujol, especialista en Medicina Interna y Medicina del Trabajo, jefe de Servicio de Medicina Interna en el Hospital Universitario de Bellvitge, Profesor Titular de la Universidad de Barcelona y presidente de la Federación Europea de Medicina Interna, participó en el Aula Montpellier en donde ha impartido la conferencia “Confluencia Medicina Interna-Medicina Primaria. ¿Es igual en Europa?”. La presentación del ponente del 4º acto, correspondiente al XII Ciclo del Aula Montpellier, que ha corrido a cargo de Antonio Portolés, internista y miembro del comité organizador.

Alfredo Pérez Lambán, director de Clínica Montpellier, el ponente, Ramón Pujol, y el moderador de la sesión, Antonio Portolés.

El experto ha destacado que Europa es heterogénea porque existen varios modelos de Medicina Interna. Y ello, manifestó, en función del modelo sanitario, de la configuración urbana o rural de la población, del desarrollo de la formación especializada y de la troncalidad que sustenta esa formación.

Tras este dualismo “generalismo-especialidad” que hemos vivido, ha indicado Ramón Pujol, “ahora hay un cierto movimiento que pretende volver al generalismo, y también en Estados Unidos ha vuelto el internismo”. Sólo que, apuntó, Ramón Pujol, “no hay que ser internistas excluyentes”.

De cara a la configuración de la Medicina Interna hoy, Pujol ha hablado de la importancia del gatekeeper, de quién tiene la llave del sistema y ha señalado que “el trabajo colaborativo entre médico internista y médico generalista es el futuro”.

En su conferencia ha ofrecido una panorámica sobre la situación en Europa de la Medicina Interna y ha destacado cómo en los países nórdicos “el sistema se organiza alrededor del paciente, por medio de protocolos transmurales, que salen del hospital definiendo procesos para intervenir alrededor del paciente”.

También, y en relación a la situación en nuestro país, ha señalado las fortalezas del modelo ibérico, entre las que ha destacado la formación sólida en Medicina Interna y Medicina General, con unos médicos competentes en Atención Primaria y un Sistema Nacional de Salud potente de Atención Primaria.

El futuro de la Medicina Interna

Ramón Pujol ha defendido el papel del internista como coordinador entre la atención entre la atención primaria y la atención hospitalaria especializada. “El internista es Médico Generalista y puede tener una visión muy integral”, señaló. Por eso es necesario ver cómo en algunos casos el hospital puede dar servicio al médico de atención primaria para la atención de sus pacientes. “Y eso es una labor de puente, de medicina mayor ambulatoria, un nuevo concepto hacia el que caminamos”. Con tanta patología crónica se necesita la contribución del hospital y el internista puede hacer este papel de puente entre atención primaria y hospital.

En un mundo en el que la sociedad, las enfermedades, la población y los hospitales están cambiando Ramón Pujol abundó en la importancia de buscar nuevas soluciones. En este sentido el ponente en el Aula Montpellier destacó cómo los internistas en el área ambulatoria del hospital pueden ofrecer un servicio a los compañeros de atención primaria, con unidades de diagnóstico rápido. O en asuntos relacionados con la urgencia médica, la gestión de los pacientes a través de unidades de corta estancia, o el papel del internista en el área quirúrgica en lugar de varios especialistas.

Ramón Pujol dibujó los perfiles de la Medicina Interna del futuro. A su juicio ésta será “acorde con el nuevo entorno, basada en el profesionalismo, versátil, anticipándose a las necesidades, liderando la formación e impulsando la investigación clínica”. Todo ello, teniendo en cuenta unos condicionantes como el envejecimiento de la población, las enfermedades crónicas, la globalización y las tecnologías de la comunicación que influirán de forma directa.

En este sentido, apuntó Pujol, “las especialidades médicas cada vez más tendremos que estar más atentas al paciente crónico que es el problema de Europa”. La población anciana ha crecido mucho y crecerá mucho más. Y población anciana quiere decir pluripatología, polifarmacia. Este panorama está demandando, subrayó Ramón Pujol, “profesionales con una visión general en la primaria o en el hospital y que se entiendan entre ellos para ser más eficientes”.

El Presidente de la Federación Europea de Medicina Interna abogó por la recuperación del profesionalismo, que lo cifró en “recobrar el pacto social del médico, en mantener la competencia, minimizar el error médico, incrementar la seguridad del paciente y optimizar los recursos”.

También se refirió a cómo será el hospital del futuro y señaló cómo habrá menos camas de agudos pero grandes zonas de diagnóstico por imagen, departamentos de cirugía y áreas de unidades de críticos. Asimismo, abundó en la cirugía mayor ambulatoria, con unidades específicas, hospitales de día, modelos de diagnóstico rápido, cuidados paliativos no oncológicos y atención a enfermedades crónicas prevalentes. Y todo ello, subrayó Ramón Pujol, “teniendo claro el concepto de trabajo en equipo”.