18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Solo el 6% de pacientes diabéticos recibe tratamiento psicológico

Más de la mitad de afectados padece trastornos como ansiedad o estrés tras recibir el diagnóstico

Viernes, 19 de diciembre de 2014, a las 17:37
Lorena Martínez / Imagen: Cristina Cebrián. Madrid
La atención psicológica de los enfermos de diabetes es esencial para mejorar su esperanza y calidad de vida. Esta es la idea principal derivada del estudio que han llevado a cabo desde la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), el Consejo General de Colegios de Psicólogos y la Fundación AstraZeneca. Una encuesta de ámbito nacional en la que han participado 200 personas (profesionales, pacientes y público en general) con el fin de medir su percepción acerca de una patología que afecta a más de cinco millones de españoles, y se calcula, otros dos la padecen y no han sido aún diagnosticados.

Andoni Lorenzo, de FEDE.

Un problema de salud pública

Estas cifras convierten la diabetes en un problema de salud pública, “una cuestión de Estado”, afirma Andoni Lorenzo Garmendia, presidente de FEDE. Los resultados del sondeo revelan que un 62 por ciento de enfermos hubieran valorado muy positivamente la ayuda psicológica en el momento del diagnóstico, uno de los más críticos. “Cuando una persona recibe el diagnóstico sufre un shock emocional. Tiene que replantearse su situación y tomar nuevos hábitos, lo que le genera ansiedad, incertidumbre y angustia”, explica Lorenzo. Además, solo un seis por ciento de diabéticos recibe atención psicológica, y de ellos, el 41 por ciento recurre a hospitales privados. Esto, según apunta el presidente, responde  a una carencia por parte de la sanidad pública a la hora de abordar de forma completa una patología multidisciplinar, que requiere “un cambio en el modelo español, desde el que se trata a estos pacientes crónicos como si se tratara de agudos y no se les ofrece una atención integrada”. Un nuevo sistema para mejorar la calidad de vida de los afectados y reducir a su vez costes gracias a la integración de los especialistas.

“Las medidas de salud pública no son suficientes ni el tratamiento farmacológico basta a pesar de los avances”, considera también Julio Sánchez Fierro, patrono de la Fundación AstraZeneca. Una agrupación desde la que se observa con especial preocupación el aumento de casos de diabetes en personas jóvenes por culpa de la obesidad.

“¿Vivo por la diabetes o la diabetes vive por mi?”

Existen varias fases emocionales desde el momento en que una persona conoce su situación. Al principio se experimenta un proceso de negación, que puede provocar la renuncia a los fármacos prescritos. “Es importante que perciban el riesgo real al que se enfrentan y aumentar la adherencia al tratamiento”, explica el presidente del Consejo General de la Psicología de España, Francisco Santolaya Ochando. El especialista ha destacado también la necesidad de “aprender a decir no”, sin rendirse a la presión social por la que a menudo comemos fuera de casa.  Esta cuestión se refleja especialmente en la Navidad, “una época de muchos cambios emocionales que afectan a los niveles de glucosa y en los que vivimos rodeados de dulces típicos”, destaca Lorenzo.

El presidente de FEDE  cuenta como una de las primeras cuestiones que se plantean los enfermos es si viven por la

Carmen González, directora de Fundación AstraZeneca; Andoni Lorenzo, presidente de la Federación de Diabéticos Españoles; Francisco Santolaya, presidente del Consejo General de Psicología de España; Mercedes Maderuelo, gerente de la Federación de Diabéticos Españoles y Julio Sánchez Fierro, patrono de la Fundación AstraZeneca.

diabetes, o esta vive por ellos, y recalca la idea de “no condicionar las actividades y llevar una vida normal”. A pesar de esto, reconoce no haber conocido ningún caso en el que la implicación se haya mantenido desde el comienzo: “una persona tiene que pasar por distintos ciclos en los que la atención psicológica juega un importante papel”.  Tal y como apunta Lorenzo, desde las asociaciones se mantiene una comunicación con endocrinos y médicos de atención primaria para que deriven sus consultas a dichas agrupaciones, donde los afectados podrán encontrar apoyo e información. 

La diabetes tipo 2 se encuentra sobre todo en adultos con sobrepeso y una edad en torno a los 50 y 70 años. Mientras, la modalidad 1, perjudica especialmente a niños y adolescentes. En el segundo de los casos, la atención de un especialista se dirige sobre todo a los progenitores, que se muestran asustados y  desconcertados. Andoni Lorenzo es uno de los padres que ha pasado por esta situación: “lo primero que me pregunté es si mi hija se iba a morir”, relata.

Para Francisco Santolaya, la prevención dirigida a la población en general debe hacer referencia s los hábitos alimenticios, “comer menos y mejor”. Mientras que, en el caso de los ciudadanos ya diagnosticados, la misiva pasa por recordar lo esencial del binomio medicina-psicología.

A pesar de los esfuerzos, la diabetes suma cada año nuevos casos y el plan estratégico de 2012 del Sistema Nacional de Salud no está funcionando. “Nos queda mucho por hacer”, concluye Lorenzo.

ENLACES RELACIONADOS

Los diabéticos aprueban la voluntad de la Junta de poner en marcha el Plan Integral a principios de 2015 (10/12/2014)

Endocrinólogos y cirujanos definen las indicaciones de la cirugía de la diabetes tipo 2 (24/11/2014)