Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Primaria da la espalda a la atención pediátrica del adolescente

La Aepap ve “absolutamente imposible” la ampliación ante la falta de recursos humanos y económicos

Sábado, 02 de mayo de 2015, a las 19:02
Lorena Martínez. Madrid
La tragedia del Instituto Joan Fuster protagonizada por un menor de 13 años ha servido para resucitar una ‘guerra fría’ abierta entre pediatras y médicos de Familia en torno a la ampliación de la atención pediátrica en Atención Primaria de los 14 a los 18 años. La noticia llevaba a la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap) a emitir un comunicado en torno a la atención del adolescente, alegando que “se trata de una edad conflictiva que debe ser motivo de otra pediatría” y apostando por la implementación de una “subespecialidad” para este cupo poblacional.

Venancio Martínez, presidente de la Sepeap; Begoña Domínguez, presidenta de la Aepap; José Luis Llisterri, presidente de Semergen y Benjamín Abarca, presidente de SEMG.

“La adolescencia es un terreno de nadie que requiere la formación específica de los profesionales pediátricos”, declara el presidente de la Sepeap, Venancio Martínez, quien incide en que, para lograrlo, es necesaria hacer efectiva la potestad del pediatra en la atención primaria de los pacientes hasta alcanzar la mayoría de edad. Una situación que, a día de hoy, y tras la aprobación hace dos años del Plan de Infancia y Adolescencia 2013-2016, queda relegada a la atención hospitalaria y a las unidades de atención a crónicos.

“España es el único país de Europa en el que al adolescente no le atiende el pediatra sino el médico de Familia. La Pediatría es la medicina del crecimiento y del desarrollo y la adolescencia no es más que el final de esta etapa, por lo que debe quedar en nuestras manos”, expresa Martínez.

Un posicionamiento que choca de lleno con el defendido por Begoña Domínguez, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap), quien califica el asunto como “un conflicto permanente con pocos visos de plasmarse en la práctica”.

“Es absolutamente imposible que los pediatras nos hagamos cargo”

“Es absolutamente imposible que los pediatras nos hagamos cargo de la atención de los pacientes hasta los 18 años. No hay posibilidades materiales ni físicas y no podemos asumir mayor presión asistencial”, declara, y reconoce un “agobio” generalizado que está llevando al sector “a disminuir la asistencia porque es imposible mantener el ritmo actual”.

Para la agrupación liderada por Domínguez el debate “coherente” no es el que se plantea desde la Sepeap, sino la garantía de resolver las consultas “día a día”.

“La ampliación de la edad pediátrica debería ir precedida de un análisis específico de cada zona de salud  del que se derivarían propuestas que deberán  ir acompañadas de los recursos económicos y humanos  necesarios y en estos momentos no se cumplen tales condiciones”, concluye.

Por su parte, al otro de la barrera, el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Benjamín Abarca, califica el tema como “un sinsentido”. “El médico de Familia sigue estando capacitado para atender a los niños a pesar de que los pediatras ejerzan como consultores”, presenta.  Con respecto al desarrollo de una especialidad en medicina adolescente, Abarca se muestra igualmente crítico; pues, lejos de aunar esfuerzos, ayudaría a “parcelar aún más una atención que ya resulta excesiva a nivel hospitalario”.
 
En este mismo camino se orientan los pasos de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), que ya calificó en 2013 la ampliación del Ministerio de Sanidad como "un error", al sostener que "la atención al adolescente debe manejarse a la luz de factores sociales y familiares que siempre tiene en cuenta el médico de Familia".

ENLACES RELACIONADOS

La atención pediátrica sube hasta los 18 años (05/04/2013)

Primaria considera un “sinsentido” ampliar la edad pediátrica hasta los 18 (08/04/2013)