Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 11:50
Martes, 12 de febrero de 2013, a las 15:33

Redacción. Vigo
Povisa se ha convertido en el primer hospital gallego en contar con acreditación de la Joint Commission International (JCI), que es, según explica el centro sanitario vigués, la “más exigente, prestigiosa y universalmente reconocida de las certificaciones sanitarias”, centrada en buscar la excelencia en la seguridad y la calidad.

José Silveira, gerente del Hospital de Povisa.

El hospital de la ciudad olívica es el más grande de los siete españoles que cuentan con esta certificación. Los otros seis son el Centro Médico Teknon de Barcelona, la Clínica Universitaria de Navarra, el Hospital Costa del Sol de Marbella, el Hospital de Benalmádena, el Hospital del Valle del Nalón y el Instituto Guttmann de Barcelona. Además, centros de renombre internacional como la Clínica Mayo, el Mount Sinaí o el MD Anderson de Houston también cuentan con este reconocimiento.

Povisa explica en un comunicado que todo su equipo humano “lleva volcado en la obtención de esta acreditación desde mayo de 2009”, cuando se inició el proceso a través de la Fundación para la Acreditación y Desarrollo Asistencia (FADA), que es la representante de JCI en España.

A partir de ahí, comenzó una serie de cursos de formación sobre calidad asistencial para todos los mandos intermedios del hospital, tras lo que se constituyeron 13 equipos de mejora compuestos por 190 profesionales de todos los departamentos del hospital. A lo largo de esos meses, se mantuvieron 360 reuniones que han servido para diseñar nuevas normas, protocolos y guías de actuación.

Estos trabajos permitieron identificar e implantar 250 acciones de mejora, constituir  33 comisiones asistenciales y de cuidados que, a su vez, están compuestas por un total de 186 profesionales -el 66 por ciento de ellos médicos-.

Con este personal se consensuaron “los protocolos de funcionamiento más exigentes del mundo en materia de seguridad y calidad”, explica Povisa, que añade que “cada acto y protocolo del hospital se ha sometido a un proceso de exhaustivo análisis y, en su caso, revisión”.