Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:30
Martes, 08 de diciembre de 2015, a las 12:36
Ricardo Martínez Platel. Madrid
Un presidente colegial atípico pero “normal”, de memoria prodigiosa y palabra fácil. Un extremeño al que se le iluminan los ojos cuando habla de los pueblos de su tierra. Un tuno que trata de seducir con un gesto, con una mirada. Un médico que no es impermeable al sufrimiento ajeno. Un artista al que espera el escenario del Teatro Calderón de Madrid este sábado. El marido de Maribel y el padre de Pedro y Laura. Todo esto y mucho más es Pedro Hidalgo, la voz de los facultativos de Badajoz.

Nació en Castuera en 1957, ¿cuáles son sus primeros recuerdos?
Nací un 14 de marzo porque mi madre quiso. Piscis. Castuera es un pueblo de la estepa castellana. Es un lugar de gente sincera y noble, muy diferente de Andalucía, aunque tengamos ese acento que parece que somos del sur. Ha dado hombres importantes como Pedro de Valdivia o Manuel de Godoy. Empecé a estudiar allí y con seis años tuve mi primer cargo de responsabilidad: el maestro me asignó la tarea de rellenar los tinteros de los compañeros, porque escribíamos con plumín. Esto que hoy puede parecer una tontería significó mucho para mí en aquel momento, porque sirvió para que me identificara con mi escuela.

¿Cómo era su familia?

Mi madre vive, tiene 89 años. Es una mujer que cría cinco hijos, volcada en que todos tuviéramos una formación académica. Proviene de una familia educada, su hermano es veterinario y ella estudia piano. Mi padre viene de una familia agrícola y ganadera, donde su tío es el médico del pueblo. Fue un padre magnífico: tolerante, serio, prudente. Se fue pronto, con 72 años, pero con la satisfacción de ver a sus hijos funcionar. Soy el segundo de cinco hermanos y todos vivimos en la provincia de Badajoz. Somos una familia muy querida y reunida, cohesionada.

Acceda a la entrevista completa en Revista Médica aquí

Lea la nueva edición de Revista Médica