Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:50

Osasunbidea crea 39 nuevas plazas para “dar una mejor atención” en salud mental

La consejera de Salud niega que se esté abriendo paso a la sanidad privada en estos servicios

Martes, 19 de junio de 2012, a las 18:42

Javier Leo.
La Consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Marta Vera, ha asegurado en la Comisión de Salud del Parlamento foral que la “amortización” de 57 plazas en el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) y la creación de otras 39, en su mayoría en los servicios de salud mental, tienen como objetivo “dar una mejor atención” y “ajustarse a las necesidades” del sistema público en Navarra.

Marta Vera durante su intervención en la Comisión de Salud del Parlamento de Navarra.

A este respecto, ha concretado que siete plazas han sido en el Complejo Hospitalario de Navarra, 42 en la Dirección de Salud Mental, cinco en el Área de Salud de Tudela, una en el Área de Estella y dos en el Instituto de Salud Pública. Además, ha destacado que, con la dotación económica generada con la amortización, se han creado siete plazas en el Complejo Hospitalario de Navarra, 25 en la Dirección de Salud Mental, cinco en el Área de Salud de Tudela, una en el Área de Salud de Estella y una en el Instituto de Salud Pública.

“Es necesario adaptar las plantillas a las necesidades reales del sistema sanitario”, ha comentado Vera, quien ha explicado que estos cambios son “un eslabón en el proceso de cambio que requiere la Dirección de Salud Mental” en la comunidad. En opinión de la consejera, esta “reconversión” de plazas va a permitir, entre otras cosas, "completar la plantilla del Centro de Salud Mental Infanto-Juvenil, lo que a su vez permitirá la diferenciación total de la atención de niños de la de adultos en la Comarca de Pamplona".

Según la portavoz de Bildu, Bakartxo Ruiz, la “desaparición” de 57 puestos en el SNS-O, 42 de ellos en salud mental y 30 de ellos correspondientes a auxiliares de enfermería, supone “una pérdida de puestos de trabajo en la sanidad pública, que ha destruido ya 1.500 empleos en los últimos dos años”. A juicio de Ruiz, se trata de un “recorte en la atención sanitaria” y ha acusado a la Consejería de propiciar que los servicios públicos de salud mental sean “subsidiarios” de los privados.

En este sentido, la titular de Salud ha negado que se trate de una “maniobra encubierta” para dar más protagonismo a la sanidad privada y concertada en este campo y ha rechazado las acusaciones de la oposición de estar “desmantelando” el sistema público de salud.