16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

No se van a cerrar centros de salud y sí ambulatorios

El consejero ha defendido la reorganización de recursos humanos sanitarios

Jueves, 22 de noviembre de 2012, a las 18:36

Redacción. Zaragoza
El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, ha asegurado que "no he dicho, ni diré, que se van a cerrar centros de salud", sino que "se van a cerrar ambulatorios", pero esto porque a fecha de 31 de diciembre de 2013 "tienen que estar cerrados por ley".

Ricardo Oliván.

Oliván se ha pronunciado así en una comparecencia ante el pleno de las Cortes de Aragón solicitada por el grupo del PSOE para informar de la ejecución de los presupuestos en Sanidad y en Servicios Sociales en 2012. Desde el Departamento de Sanidad han precisado que una ley estatal fija que todos los consultorios médicos deben transformarse en centros de salud a fecha de 31 de diciembre de 2013.

En Aragón, solo queda un ambulatorio por transformar, el Hermanos Ibarra de Zaragoza. No obstante, este no puede convertirse en centro de salud en su sede actual y por eso se trasladará a lo largo del año que viene a la primera planta del centro de especialidades Ramón y Cajal de la capital aragonesa, actualmente en desuso, triplicando su tamaño y duplicando el número de consultas médicas.

Las mismas fuentes han comentado que no se va a cerrar el centro de salud de Azuara (Zaragoza), sino el punto de atención continuada por las noches, después de que entre el 1 de octubre de 2011 y el 30 de septiembre de 2012 haya atendido entre las doce de la noche y las ocho de la mañana a un total a doce personas y haya hecho cinco servicios a domicilio.

Por su parte, el consejero se ha referido en su comparecencia a la reorganización de recursos humanos sanitarios en los centros de salud y ha precisado que con ella "se busca la eficiencia y el equilibrio en beneficio del paciente y del mismo profesional" porque hay facultativos en centros rurales que poseen una "demanda asistencial mínima". A su entender, esto ya no es una cuestión económica, "sino asistencial" porque si un médico ve 1,7 pacientes al día "pierde práctica y eso va a en detrimento de la calidad del servicio".

El consejero ha informado que, a fecha de 12 de noviembre, el grado de ejecución presupuestaria "no llega a un dos por ciento menos" respecto a 2011, "con todas las vicisitudes" que han tenido lugar este año. Según ha apuntado, en la fecha señalada había un 87 por ciento de ejecución en gasto autorizado; un 80 en lo que se refiere a gasto comprometido y el 79 por ciento de obligaciones reconocidas, para comentar que en el caso del Servicio Aragonés de Salud (Salud) "el gasto real va a estar próximo al presupuesto inicial" y, en todo caso, si se supera será en 30 ó 40 millones de euros, ha puntualizado Oliván.

Ha defendido "que una cosa son las medidas que se están adoptando" de racionalización del gasto "y otra el núcleo de la calidad de la prestación del servicio, que no se ha visto afectado por las medidas", para remarcar que estas se van a adoptar "paulatinamente" y hasta ahora se han referido a la farmacia y al aseguramiento, con unos resultados "que no son los que ustedes auguraron".

Respecto a las listas de espera, ha reconocido que es un asunto que le "preocupa", para recalcar que es algo que "lo conozco en mi piel" porque "yo soy lista de espera" también, para esgrimir que el problema está en que "no es posible derivar pacientes a la privada, ni pagar autoconciertos" por falta de disponibilidad presupuestaria.