Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Nuevas evidencias apuntan al origen infeccioso del alzhéimer

El Centro Severo Ochoa investiga el origen fúngico de la enfermedad desde hace años

Lunes, 26 de octubre de 2015, a las 16:27
Redacción. Madrid
Nuevas evidencias refuerzan el vínculo que, desde hace años, se ha establecido entre la etiología del alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas y la infección por hongos; en este caso, investigadores españoles han observado micosis del sistema nervioso central en pacientes afectados por esta patología, y han publicado su hallazgo en ‘Scientific Reports’.

Luis Carrasco, de la UAM.

En realidad, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, al que pertenecen los científicos, lleva años estudiando la relación entre las enfermedades neurodegenerativas y las infecciones causadas por hongos.

El trabajo ha mostrado nuevos datos que comprueban que, en pacientes con enfermedad de Alzheimer, existen este tipo de infecciones. Los científicos identificaron la presencia de especies como ‘Cladosporium spp’, ‘Phoma’, ‘Malassezia spp’ y distintas especies de ‘Candida’.

“Las micosis del sistema nervioso central se han observado en el cien por cien de los 14 casos examinados de enfermedad de Alzheimer, mientras que no se observaron en muestras de cerebro de diez personas que habían fallecido por causas distintas a esta enfermedad”, ha declarado Luis Carrasco, que es catedrático de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

La identificación de las especies de hongos fue llevada a cabo mediante PCR anidada y posterior secuenciación de las secuencias amplificadas. “Estos resultados demuestran de forma clara, tanto desde el punto de vista morfológico como del examen del DNA fúngico, que en los pacientes con enfermedad de Alzheimer existen infecciones mixtas causadas por varias especies de hongos”, ha concluido el investigador.

“Todos los síntomas clínicos, junto con el hecho de que la enfermedad progrese de manera lenta, está de acuerdo con la posibilidad de que exista una infección fúngica”, ha advertido.

El hecho de que la gravedad y evolución de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer varíe de unos pacientes a otros argumenta el trabajo y concuerda también con la posibilidad de que las especies fúngicas que afecten a cada paciente sean distintas.

Además, según los autores, la existencia de micosis en pacientes con Alzheimer explicaría la inflamación de los vasos sanguíneos cerebrales que se observa en estos pacientes, así como la estimulación de distintos parámetros del sistema inmune.