16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

Navarra y País Vasco acuerdan los términos de la atención sanitaria en las zonas limítrofes

Se establece la colaboración entre los respectivos laboratorios de Salud Pública

Miércoles, 11 de noviembre de 2015, a las 19:24
Redacción. Pamplona
El consejero de Salud de País Vasco, Jon Darpón, y su homólogo navarro, Fernando Domínguez, han firmado este jueves, en el Palacio de Navarra, un convenio de colaboración que recoge los términos de la asistencia sanitaria recíproca en las zonas limítrofes entre Navarra y País Vasco para los próximos tres años.

Domínguez y Darpón.

El acuerdo afecta específicamente a las localidades de la Comarca de Cinco Villas, Arantza, Igantzi, Lesaka, Etxalar y Bera; a Arano y Goizueta; y al cupo de Cabredo: Cabredo, Genevilla, Lapoblación, Marañón y Meano, según ha informado el Departamento vasco de Salud.

En conjunto supone una población de, aproximadamente, 10.000 personas, que recibirán asistencia sanitaria especializada en los centros sanitarios de Irún y Hondarribia (municipios de Cinco Villas); Hospital Universitario Donostia y centros periféricos (Arano y Goizueta); y por los servicios sanitarios de Álava (Cabredo, Genevilla, Lapoblación, Marañón y Meano).

Por su parte, el Servicio Navarro de Salud prestará la atención sanitaria derivada de las guardias de atención primaria a los ciudadanos del País Vasco encuadrados en los cupos de Maeztu, Bernedo y Kanpezu, que incluyen las poblaciones de Arraia-Maeztu, Bernedo, Kanpezu-Campezo, Lagran y Haran/Valle de Arana.

El convenio establece asimismo que el Servicio Navarro de Salud atenderá las solicitudes de segunda opinión y de alta especialización derivadas desde Osakidetza, referidas a estudios genéticos, de anatomía patológica, medicina interna (diagnósticos de fibromialgia), radiología intervencionista, así como en las especialidades de neurocirugía y oncología.

Para ello, ambos departamentos de Salud compartirán los protocolos, guías de actuación y herramientas informáticas que hayan desarrollado y que puedan ser de utilidad mutua para la prestación de los servicios recogidos en el convenio. Con el mismo fin, se facilitara el acceso mutuo a las correspondientes historias clínicas de las personas objeto de la asistencia sanitaria.

El acuerdo recoge además la colaboración entre los respectivos laboratorios de salud pública según las necesidades que puedan derivarse en el futuro y cuyos aspectos concretos se determinarán en los protocolos correspondientes.

En concreto, está previsto que el laboratorio de Salud Pública del Gobierno vasco realice las determinaciones analíticas relacionadas con la próxima implantación en Navarra del cribado neonatal, que permite la detección de un mayor número de enfermedades del metabolismo en los recién nacidos. El convenio firmado tendrá una duración de tres años, y se prorrogará automáticamente por periodos anuales salvo renuncia por cualquiera de las partes.