21 nov 2018 | Actualizado: 16:50

El misionero con ébola no recibirá ZMapp

Manuel García deseaba ser trasladado a España tras conocer que estaba infectado con la enfermedad

Lunes, 22 de septiembre de 2014, a las 10:33
Redacción. Madrid
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, y un equipo médico del Hospital Carlos III han confirmado este lunes que el religioso infectado con el virus del ébola, Manuel García Viejo, no recibirá el tratamiento ZMapp al estar agotadas todas las existencias. Sanidad valora otras posibilidades, como la aplicación del suero de otros pacientes que hayan superado la enfermedad.

Manuel García Viejo.

En rueda de prensa, Rodríguez ha explicado también a los medios que la situación de García Viejo es “grave”, ya que llegó al complejo hospitalario con una importante deshidratación. Inmediatamente, se le monitorizó y se le extrajo sangre para detectar ébola y paludismo. Asimismo, ha confirmado que el dispositivo asistencial será el mismo que se utilizó en el padre Miguel Pajares en agosto, aunque un miembro del equipo médico ha reconocido que en dicha ocasión se utilizó una “serie de medidas extremas que ahora no son necesarias”.

Avión completamente medicalizado

El avión medicalizado del Ejército del Aire que transportaba al religioso ha aterrizado en la base aérea de Torrejón de Ardoz en torno a las 03.15 horas y, desde allí, el español ha sido trasladado al Hospital Carlos III, donde permanecerá ingresado.

El avión T.10 del Ejército del Aire despegó del aeropuerto de Freetown, en Sierra Leona, a las 19.50 horas (hora peninsular española) y ha aterrizado en Madrid en la hora prevista. Varios medios de comunicación han podido seguir de cerca la llegada del enfermo al hospital madrileño a las 03.45 horas.

El centro hospitalario madrileño permanecerá abierto con normalidad, tanto con la hospitalización como con las consultas externas, ha señalado Rodríguez.

El aparato cuenta con una cámara de aislamiento y dos equipos médicos de la Unidad Médica de Aeroevacuación (Umaer), integrados por tres sanitarios cada uno.

En concreto, estos dos equipos médicos de la Umaer están formados por un comandante médico, un capitán enfermero y un cabo 1º, auxiliar de Enfermería, todos ellos militares. En la aeronave viajan además dos tripulaciones de vuelo, integradas cada una de ellas por un piloto, un copiloto, un navegante y un auxiliar, pertenecientes al Ala 31 del Ejército del Aire.

Defensa ha explicado que la transformación, denominada ‘medicalización’, ha consistido en la instalación de una cámara de aislamiento proyectada para aislar temporalmente a enfermos contagiosos, que cumple con la norma N 36-2 y proporciona la máxima protección al paciente y al personal sanitario que lo trata, así como un sistema de soporte vital para la monitorización del enfermo en todo momento.

Además, se han cargado otras dos cámaras de aislamiento (una segunda de reserva, ya montada, y otra más sin montar, con carácter preventivo) y material médico diverso con un total de 1.200 kilogramos.

En relación con las tripulaciones sanitarias y de vuelo de cabina, el Departamento que dirige Pedro Morenés ha asegurado que "van protegidas con monos impermeables que cubren de los pies a la cabeza, más gafas, mascarilla, guantes y calzas, para aislarlas de fluidos o partículas contaminantes en el área de trabajo próxima al paciente infeccioso, que previenen el contagio".

Con base en Zaragoza, el avión ha despegado de la Base Aérea de Torrejón a las 7.17 horas con destino a Freetown (Sierra Leona). Las estimaciones del Ministerio sitúan la llegada del vuelo a Freetown en torno a las 15.50 horas (hora peninsular española). “Resulta difícil en estos momentos garantizar el cumplimiento del horario previsto en tierra, en función de los tiempos de traslado del enfermo al aeropuerto y de su embarque en el avión, y por tanto la hora de despegue del vuelo de regreso a España”, ha advertido.

García Viejo, especialista en Medicina Interna y diplomado en Medicina Tropical

El sábado, el Ejecutivo de Mariano Rajoy inició las gestiones para repatriar al religioso, después de que manifestara su deseo de ser trasladado a España.

El misionero, de 69 años, es el director médico del Hospital San Juan de Dios en la ciudad de Lunsar y pertenece a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, la misma organización que Pajares, que falleció del virus el 12 de agosto, después de ser trasladado al país para recibir el suero experimental. Pajares llegó a España junto con la hermana Juliana, que dio negativo en los test del ébola.

El hermano Manuel García Viejo es médico especialista en Medicina Interna y diplomado en Medicina Tropical, y pertenece a la orden desde hace 52 años. Asimismo, ha dedicado los últimos 30 años a trabajar en África.

ENLACES RELACIONADOS:

El Gobierno repatriará a un ciudadano español diagnosticado de ébola en Sierra Leona (20/09/14)