Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 08:50
Lunes, 07 de diciembre de 2015, a las 09:28
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
¿Tiene límite la innovación farmacéutica? Si lo hay, el dinero que invierten las compañías en I+D todavía no se ha tropezado con él. A pesar de la reciente crisis por la que ha pasado el sector del medicamento debido a la pérdida de patentes, los laboratorios han mantenido el foco (y buena parte de su presupuesto) en la investigación durante la última década. Ello ha tenido (y está teniendo) como resultado la aparición de nuevas moléculas que poco a poco van llegando al mercado para reportar beneficios a las compañías, pero principalmente a los pacientes.

Algunos de los nuevos fármacos que están comenzando a usarse en los sistemas nacionales de salud, y otros que todavía se están desarrollando, conllevan cambios drásticos en el curso de las enfermedades abordadas. Se trata de una serie de productos que ya están suponiendo una revolución terapéutica y un cambio de paradigma en sus áreas que además durará varios años, particularmente en cáncer, hepatitis C y enfermedad cardiovascular.

Acceda al reportaje completo

Lea la nueva edición de 'Revista Médica'