21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Los profesionales del transporte sanitario exigen “desbloquear” el convenio colectivo

Critican que la patronal mantiene una posición “muy distante de las necesidades reales”

Jueves, 16 de abril de 2015, a las 14:41
Redacción. Valencia
Representantes sindicales y trabajadores del sector del transporte sanitario se han concentrado para pedir al Gobierno valenciano que se implique y tome medidas para resolver el actual “bloqueo” del convenio colectivo de ambulancias de la Comunidad.

La protesta, en la que ha participado un centenar de personas, ha sido convocada por UGT PV y CCOO PV, que reivindican un convenio “justo y digno” y con unas condiciones de trabajo que se ajusten a las “obligaciones y responsabilidades” del trabajo que se desarrolla en este sector, según han informado fuentes sindicales.

Según las fuentes, en el sector del transporte de ambulancias de la Comunidad Valenciana hay actualmente alrededor de 2.500 trabajadores, de los que 1.500 prestan el servicio a la Consejería de Sanidad y el resto a empresas privadas.
Sanidad adjudicó en enero de 2014 a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Ambulevante, SL -constituida por 19 firmas, la gestión del servicio de todas ambulancias de la Comunidad Valenciana por 235,7 millones de euros.

Los sindicatos afirman que desde el inicio de las negociaciones del convenio, la patronal ha mantenido una posición “muy distante de las necesidades reales” del sector y de los trabajadores, con unas “pretensiones inasumibles por parte de las organizaciones sindicales, ya que su objetivo prioritario es la reducción salarial”. Según afirman, un ejemplo de esta “nula voluntad negociadora” es que antes de la adjudicación estas empresas “impulsaron inaplicaciones salariales y congelación de la antigüedad”.

Además, una vez aprobada la concesión “han pretendido mantener los beneficios a costa del salario de los trabajadores, quienes realizan, en muchos casos, jornadas superiores a 240 horas mensuales para poder tener un salario digno”.
También denuncian que para ahorrar costes salariales, “muchas empresas están utilizando la figura del contrato en prácticas, o directamente estudiantes en prácticas, que realizan labores que debería hacer personal cualificado y experimentado”.