19 dic 2018 | Actualizado: 20:20

Los pacientes con cáncer denuncian la desigualdad en los tratamientos

El colectivo de pacientes denuncia las trabas administrativas a los médicos para hablar de terapias novedosas

vie 20 junio 2014. 17.20H
Redacción. Madrid
‘La lotería del código postal’. Este es el título de la campaña reivindicativa puesta en marcha por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepag) cuya finalidad es el objetivo de denunciar la desigualdad que hay en el acceso a los tratamientos oncológicos en todo el país. El colectivo invita a reflexionar sobre la situación actual: el lugar de residencia, y no las necesidades de los pacientes, son claves a la hora de decidir a qué tratamientos pueden acceder.

La campaña consiste en repartir boletos de ‘rasca y gana’ que lleva el título de la iniciativa junto a la ‘Si tienes cáncer, rasca aquí’. Una vez que se rasca, la persona que recibe el folleto lee el mensaje oculto: “Tu código postal puede estar condicionando tu tratamiento contra el cáncer”. En la parte trasera del boleto también refleja una reivindicación, escondida en un deseo por parte del Gepac: “Vivas donde vivas, que el azar no interfiera en tu tratamiento”.

“Esta situación se está viendo agravada por la actual crisis y por los recortes a los que se ha visto sometido el sistema nacional de salud. Deben ser los profesionales, nuestros oncólogos, y no los gestores sanitarios, los que decidan qué medicamentos son los más adecuados para cada uno de nosotros”, denuncia Begoña Barragán, presidenta del Gepac, quien añade: “El hecho de pertenecer a un centro hospitalario concreto no puede condicionar cuál es el tratamiento más eficaz”.

Discriminación incluso en la propia ciudad

Barragán ha puesto como ejemplo de “discriminación” en el acceso a los tratamientos entre pacientes de diferentes comunidades la situación que se está viviendo en Andalucía, donde la Junta ha reactivado el Acuerdo Marco 4001/13 para la selección de principios activos que están en la misma categoría y comparten alguna indicación terapéutica.

“No solo existe desigualdad entre comunidades, sino también en centros hospitalarios de una misma ciudad. Son los gestores de estos hospitales los que deciden qué fármacos se dispensan en su centro, y por tanto, cuáles son los que pueden recetar los médicos de ese hospital. Y esas decisiones se toman en base a motivos económicos”, ha afirmado Barragán.

Sin información sobre novedades

Otra de las denuncias formuladas por la máxima responsable del Gepac. Y es que según Barragán, las administraciones están poniendo trabas a los oncólogos para que no informen a sus pacientes sobre la disponibilidad de nuevos fármacos más innovadores, que son más caros.

“Son presiones que vienen desde las gerencias de los hospitales, que están haciendo todo tipo de reevaluaciones y endureciendo los requisitos de suministro de fármacos”, ha indicado Begoña Barragán.

NOTICIAS RELACIONADAS:

El respeto a la autonomía del paciente es un deber moral del médico (18/06/14)