14 dic 2018 | Actualizado: 09:05

Los biólogos españoles, sin candidato a presidente

El actual máximo responsable del Consejo General de Colegios de Biólogos asegura que solo continuará en el cargo si no se presenta nadie o si la candidatura que se presente no obtiene el consenso necesario

mié 12 noviembre 2014. 17.57H
Javier Leo. Madrid
El próximo 22 de noviembre el Consejo General de Colegios Oficiales de Biólogos (Cgcob) ha convocado un pleno extraordinario en el que se debatirá la dimisión del actual presidente, Pere Camprubí, y se votará la elección del nuevo máximo responsable de los biólogos españoles. Todo ello en el caso de que se presente alguna candidatura, situación que, a poco más de una semana de los comicios, todavía no se ha producido.

Pere Camprubí, presidente del Cgcob.

Según ha explicado Camprubí a Redacción Médica, la decisión de no presentarse a la reelección después de 13 años al frente del Consejo General (el Cgcob se constituyó en mayo de 2001) es firme. No obstante, asegura, “estaría dispuesto a continuar como presidente si no se presentara ninguna candidatura o si la presentada no contara con los apoyos suficientes”. Hasta el mismo día de su celebración, las elecciones en el Cgcob están abiertas a recibir las candidaturas que serán votadas por hasta 30 delegados territoriales con voto ponderado que representarán en el pleno a los más de 12.000 biólogos colegiados en España.

El todavía presidente del colectivo explica a este diario el proceso electoral: “Cada candidato votará sí o no a las candidaturas. Si la candidatura no obtiene mayoría de síes, presentaré la mía, pero solo con la condición de que haya más implicación por parte de los colegios en las labores del Consejo General (…) hay decanos que llevan sin pasar por sus colegios más de tres meses, y eso es intolerable”.

El frente vasco-catalán-balear

Consultado acerca de por dónde podría surgir una lista alternativa a su presidencia, Camprubí apunta a la corriente formada por los colegios catalanes, vascos y baleares. “Ellos están en contra de que exista un consejo general y tienen numerosas sentencias que condenan su falta de colaboración (…) ellos ven como una opción que, ya que están obligados por ley estatal a que haya un consejo general, puedan llegar al mando para conseguir que su existencia sea meramente testimonial”.

ENLACES RELACIONADOS:

El Tribunal Supremo quiere hacer invisibles a los biólogos (24/03/14)

Camprubí: “Los médicos temen a las profesiones emergentes” (29/12/13)