Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Las operaciones que requieran ingreso en el Sergas no se aplazarán por el cierre de camas

Eva Solla afirma que la gestión se enfoca a incrementar las derivaciones a la sanidad “privada”

Viernes, 05 de junio de 2015, a las 14:09
Redacción. Santiago de Compostela
El director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Ramón Ares, ha asegurado que el cierre de camas decretado para la época estival no supondrá que se deje de hacer “ninguna cirugía que necesite cama para ingreso”, al tiempo que ha indicado que las prioridades 1 y 2 se seguirán atendiendo con “la misma demora y programación” que el resto del año.

Ramón Ares.

“El criterio fundamental a la hora de planificar la actividad del verano no son las camas abiertas o cerradas; lo que determina la actividad quirúrgica es tener el número suficiente de anestesistas y cirujanos”, ha subrayado, para señalar que su presencia es lo que “determina el número de quirófanos” disponibles.

Lo ha dicho en comisión parlamentaria ante las críticas de la diputada de AGE Eva Solla sobre el cierre de camas hospitalarias. Ha justificado la decisión en la necesidad de “racionalizar los recursos físicos y humanos”, pues en verano suelen concentrarse las vacaciones “del 87 por ciento” de la plantilla y, además, se aprovecha para realizar labores de mantenimiento y arreglos. Con todo, ha sostenido que “en caso de que sea necesario, se abrirán”.

Además, ha afirmado que el número de ingresos es “menor” en los meses de verano que en otras épocas del año. “En los últimos cinco, la media de ocupación de camas hospitalarias nunca superó el 76 por ciento”, ha apuntado, para destacar que hay “10 puntos de margen” entre las camas cerradas y la media de utilización.

Así es que el directivo del Sergas ha negado a la diputada que sea ésta una “decisión improvisada”, pues está “basada en la experiencia”. Sin embargo, para Eva Solla, esta medida no sólo demuestra “falta de sensibilidad”, sino que también revela “una gestión desastrosa” y enfocada a incrementar las derivaciones a la sanidad “privada” durante la etapa estival.

En cuanto a la cifra total, Ramón Ares ha explicado que serán un promedio de 928 las camas que estén cerradas entre los meses de julio, agosto y septiembre de las 7.315 existentes en toda Galicia.