Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Las enfermeras del General de Alicante piden aumentar el número de profesionales en el turno de noche

La medida más urgente es que haya dos entre las 22 y 8 horas en todas las plantas

Jueves, 12 de febrero de 2015, a las 17:47
Redacción. Valencia
600 enfermeras del Hospital General Universitario de Alicante han entregado este jueves ante la Consejería de Sanidad en Valencia un escrito solicitando que se incremente el número de profesionales asignadas al turno de noche ya que solo hay una enfermera por planta, "el mismo número", que cuando el centro se inauguró en 1956.

Se trata de que el consejero de Sanidad, Manuel Llombart, conozca la situación que sufren cada noche desde hace años “al verse impotentes para atender a todos los pacientes ingresados, muchos de ellos en estado grave o muy grave".

En concreto,  la medida "más urgente" que las enfermeras han solicitado es que se amplíe a dos enfermeras en el turno de noche de 22 a 8 horas en todas las plantas y que se realice un estudio "serio y real" de las necesidades de plantilla.

José Antonio Viudas, gerente del General de Alicante.

En la actualidad, el hospital tiene 825 camas y atiende una población de 274.271 habitantes. "Esto supone que, en el turno de noche, cada enfermera atiende una media de 30-35 pacientes ingresados. Desde su inauguración, el hospital ha duplicado su cartera de servicios y ha incrementado la especialización de sus técnicas y la rotación de pacientes”, ha afirmado el Sindicato de Enfermería Satse.

Asimismo, ha subrayado que "se han aumentado las intervenciones quirúrgicas, lo que hace que muchos de los pacientes que atienden las enfermeras en el turno de noche tengan un pronóstico grave o muy grave al estar recién operados".

"En más ocasiones de las deseadas, y a pesar de la gran profesionalidad que muestra el personal, se han producido situaciones graves a causa de la presencia de una sola enfermera que han podido poner en peligro la seguridad de los pacientes: imposibilidad para cumplir el horario en la administración de la medicación, paradas cardiacas y otras complicaciones que ocurren simultáneamente a dos o más pacientes. Todo ello situaciones vitales que podrían haber puesto en riesgo la seguridad de los enfermos", concluyen.