13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Las condiciones sanitarias que la CUP pone para alcanzar el pacto con Mas

Pretende rebajar las listas de espera un 50 por ciento, reabriendo los servicios cerrados, quirófanos y camas que han dejado de estar operativos

Martes, 29 de septiembre de 2015, a las 11:32
Ricardo Martínez Platel
El resultado de los comicios catalanes del domingo han deparado que la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) tenga la llave para que, con su apoyo, la formación Junts pel sí alcance la mayoría absoluta. El partido de Antonio Baños no ve legitimada una declaración unilateral de independencia, aunque sí un proceso de “ruptura” que están dispuestos a pactar con Junts pel Sí, aunque no parece que los acuerdos vayan a ser sencillos.
 

Antonio Baños.

Uno de los escollos que encuentran ambos grupos es el ámbito sanitario. La CUP defiende la existencia de una única red pública con prestaciones universales y gratuitas. Para ello, apuesta por la derogación de todo acuerdo o concierto con entidades privadas en el ámbito los servicios públicos.

Baños ha expresado que su idea pasa por un sistema sanitario 100 por cien público, con herramientas de control público.  La CUP considera que los servicios de salud y sanidad deben ser garantistas y no pueden nunca derivarse del nivel de recursos económicos de la población. Su ideario pretende garantizar un derecho a la salud “desligado del mercado”,  con exclusión del ánimo de lucro en la legislación sanitaria para “imposibilitar que se haga negocio con la salud”. Por eso, sus exigencias se centran en llevar a cabo medidas urgentes para revertir “el proceso creciente de privatización y de desmantelamiento del sistema público”.

Otra de las prioridades de la CUP en el ámbito sanitario son  las listas de espera. La formación estima que es clave la implementación de un ‘plan de choque’ para reducirlas en un 50 por ciento, reabriendo los servicios cerrados, quirófanos y camas que han dejado de estar operativos.

Algunas de estas iniciativas chocan frontalmente  con el planteamiento que, hasta el momento, ha puesto en práctica el Gobierno de la Generalitat, comandado por Artur Mas, donde la presencia de la sanidad concertada abarca a unos 60 hospitales de la red pública.


ENLACES RELACIONADOS

Boi Ruiz tras el 27-S: pasado, presente y futuro del sistema sanitario (28/09/15)


Así queda la sanidad catalana tras el 27-S (27/09/15)