Las ‘apps’ enviarán datos actualizados a la historia clínica digital

Más del 80 por ciento de la población dispone de móvil o smartphone

lun 08 abril 2013. 23.51H

Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La conexión de las ‘apps’ de salud con la historia clínica digital del propio usuario del móvil o smartphone no tardará en convertirse en una realidad en España. De hecho, ya lo es en países europeos como Francia, Italia o Alemania, según ha recordado el responsable de Marketing On-Line de Sanitas, Pablo Gómez, durante la cita mensual de The App Date, espacio en el que se dan cita emprendedores, inversores y aficionados a las aplicaciones para dispositivos móviles, y que en esta ocasión se ha dirigido en exclusiva a las relacionadas con la salud y la sanidad (e-Health).

De izq. a dcha.: José Luis de la Serna; David de Mena, CEO de Primum Health IT; Óscar Hormigos, Founder Partner y CEO de The App Date; Pablo Gómez Fernández-Quintanilla; y Jesús Garrido, posan en foto de grupo antes del evento, celebrado en un hotel de Madrid.

Para Gómez, no debe perderse de vista que más del 80 por ciento de la población se sirve en su vida cotidiana de los móviles, y que esta clase de tecnología aplicada resulta muy atractiva por su grado de inmediatez y accesibilidad para resolver problemas relacionados con la salud, sin obviar que “todavía hay cuestiones importantes por debatir como la fiabilidad, el flujo, la protección y el acceso restringido a los datos”.

En el mismo foro, el fundador de Primum Health IT, sistema de telemonitorización en domicilo para pacientes crónicos de edad avanzada, David Mena, ha puesto el acento en el promedio de días que, en España, permanecen ingresados los enfermos cardiovasculares y respiratorios: 7,5. Si se generaliza el uso de soluciones como la de su empresa, capaz de llevar a cabo con el móvil mediciones precisas de la presión sanguínea, la tensión arterial o incluso variables similares a las del electrocardiograma o la espirometría, esos pacientes –ha dado a entender– se ahorrarían buena parte de sus estancias hospitalarias con el consiguiente recorte añadido en los gastos del centro.

En el mismo sentido, el subdirector de El Mundo José Luis de la Serna, especializado en información de salud desde hace varios años, hizo un repaso de las “tres revoluciones” que han cambiado la manera de ejercer la Medicina en los últimos treinta años, a saber: “El desarrollo inesperado de la imagen médica en los años 80; la aparición de internet en los 90 y la secuenciación del genoma en la última década”.

En la primera imagen, Julio Mayol, cirujano y director de la Unidad de Innovación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. En la siguiente instantánea, Carlos Mateos, director de COM Salud, y José Luis Menoyo, Director, New Media,Technology and Business Development en ACH, entre el público asistente.

Su discurso, centrado en el segundo punto de inflexión histórica enumerado, internet, realzó el papel de las ‘apps’ y de los móviles, tablets y smartphones por cuanto han sido identificados “por personas muy importantes” como los portadores de la revolución en ciernes más importante del ejercicio y práctica médicos. Reparó, asimismo, en aspectos tan sutiles como la repercusión “neurobiológica” de estos aparatos, probada en diversos estudios científicos de publicación reciente en los que se examina la activación de áreas de recompensa en el cerebro del usuario “que pueden explicar por qué estamos poco menos que abducidos” por las nuevas tecnologías. Y, en esa misma línea, alertó de los riesgos que supone abusar de ellas tal como expone el autor anglosajón Larry D. Roser en su reciente libro iDisorder.

De la Serna aportó, además, algunas curiosas recomendaciones para el colectivo médico como, por ejemplo, la receta de ‘apps’ unida a la de los medicamentos, pues no pocos galenos comienzan a vislumbrar que, en ocasiones, puede ser tan importantes como la prescripción de estos últimos. Citó diversas ‘apps’ que han resultado exitosas (entre otras muchas, Doctoralia y Sanitas Embarazo”) y apuntó la versatilidad de la práctica del electrocardiograma por medio de algunas de ellas: “En Estados Unidos, de los 20 millones [de esta prueba médica específica] que se llevan a cabo al año, el 75 por ciento se podrá hacer con ‘apps”, vaticinó.

José Luis de la Serna y Pablo Gómez, durante sus intervenciones.

Por último, advirtió de la dificultad de hacerse un hueco en el mercado de las ‘apps’ sanitarias y mantenerse con el tiempo, pues el riesgo de rechazo por el paciente a su uso o de falta de adherencia al tratamiento resulta “muy elevado”. De ahí su consejo de que sean “recetadas” en la propia consulta del médico.

En la primera imagen, público asistente a The App Date Health. En la siguiente imagen, Óscar Garrido se dirige al auditorio.