Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Viernes, 12 de abril de 2013, a las 17:24

Redacción. Santiago
La Xunta evaluará de forma individual el “comportamiento y conducta profesional” de los empleados públicos, así como su “grado de interés y esfuerzo” en la realización de su trabajo, la mejora en la formación y el grado de cumplimiento de los objetivos en las unidades a las que pertenecen. En cualquier caso, promete “objetividad” en estos análisis.

Elena Muñoz.

La consejera de Hacienda, Elena Muñoz, ha presentado este viernes a los representantes sindicales (de CIG, CCOO, UGT y CSIF) el borrador de la ley de empleo público. Tras el encuentro, ha reiterado que la voluntad del Gobierno gallego es negociar “y enriquecer el texto” con las aportaciones sindicales.

Muñoz Fonteriz ha indicado que esas evaluaciones individuales tendrán en cuenta diferentes aspectos, pero estarán “siempre valorados desde la objetividad por parte de la administración”. La consejera ha explicado que la futura ley establecerá unas “líneas generales” y disposiciones posteriores -también negociadas con los sindicatos- desarrollarán la norma para concretar algunos capítulos, como éste.

Traslados voluntarios y forzosos

Sobre los traslados de personal, Muñoz ha explicado que la ley recogerá “expresamente” la elaboración de planes de recursos humanos, que “establecerán posibilidades de movilidad y reasignación de personal”, dentro de las que se admitirán tanto movilidad voluntaria como forzosa.

El objetivo, ha justificado, es que “siempre la administración tenga flexibilidad suficiente para poder atender aquellas áreas que necesitan personal”, con el fin de hacer “una mejor prestación de los servicios públicos”. Aunque no hay un plazo fijado para la aprobación de la ley, la consejera ha insistido en que la Xunta espera que el Parlamento la apruebe este mismo año.