Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

El Estado Islámico busca médicos, pero a la fuerza

La estructura sanitaria del Estado Islámico está formada por profesionales llegados de Europa y otros forzados bajo amenazas y torturas

Sábado, 21 de marzo de 2015, a las 17:53
David García. Madrid
En todo proyecto de Estado que quiera serlo es imprescindible un sistema sanitario que cuente con un buen plantel de médicos de todas las especialidades.

El Estado Islámico, ISIS, no es una excepción, aunque se trata de una estructura muy particular: no poseen ministerio como tal y su sistema de sanidad gira en torno a la guerra y a las atenciones que ésta requiere.

Sus líderes saben que para que su expansión llegue a buen puerto (y para que en algún momento se pueda contar con una estructura sanitaria ‘al uso’) es necesario poder contar con el apoyo de estos profesionales sanitarios. Lo hacen en un doble sentido. Por un lado los voluntarios ‘occidentales’ que se unen a su causa, y por otro bajo amenazas y torturas a los profesionales de la zona.

La propaganda del ISIS para que ciudadanos de todo el mundo se unan a su causa no ha dejado indiferente a los médicos. Muchos viajan hasta Siria para unirse a la yihad.

Hace unos días, el primer ministro francés cifraba en 10.000 los europeos que se pueden sumar al ISIS en los próximos meses, lo que multiplicaría por tres el número de los que ya están allí luchando.

Profesionales de Médicos Sin Fronteras, trabajando en Siria. Foto: MSF

Su voz de alerta llega tras conocerse la historia de Abu Suhaib al Faransi (que significa ‘el francés’, en árabe), un combatiente galo de 65 años, empresario hasta hace poco, que abandonó Francia para unirse a la causa del ISIS.
Abu Suhaib al Faransi protagoniza una serie de vídeos difundidos por el ISIS en los que cuenta su experiencia en Siria e Irak. En ellos confirma lo que ya era una sospecha: decenas de médicos europeos también han decidido hacer lo que él ha hecho.

"Al entrar en el califato me di cuenta de que las cosas eran diferentes a lo que me habían contado. Había instituciones y orden además de ingenieros, médicos y personas con educación que abandonaron Europa y otros lugares de todo el mundo para hacer la yihad con plena conciencia y una integridad y sinceridad totales", cuenta Abu Suhaib al Faransi.

Pero para el ISIS, los médicos que se unen voluntariamente a su causa no son suficientes. Por eso desde Siria e Irak, los médicos locales denuncian que se han ejecutado a varios profesionales y se amenaza con castigos físicos a otros si se niegan a tratar a heridos y enfermos del grupo.

“Decenas de médicos del hospital fueron arrestados y ejecutados por negarse a ir con miembros del Estado Islámico a sus fortalezas”, denuncia el director del Ibn Sina Teaching Hospital de Mosul en Irak, Hassan Fadel Allaf en declaraciones a una cadena de televisión kurda.

La experiencia de Médicos Sin Fronteras

La ONG Médicos Sin Fronteras, trabaja en Siria, concretamente en Alepo, en la parte rebelde, es decir, en el mismo espacio que el ISIS.

Según confirman a Redacción Médica, desde enero de 2014 en que el ISIS entró activamente en los conflictos, se han registrado diferentes actos de violencia, incluida la obstrucción a la atención médica a civiles y combatientes, la toma de rehenes entre el personal médico, la incautación de ambulancias y equipos de primeros auxilios, y las ejecuciones en el interior de hospitales y ambulancias. En algunos casos los grupos armados han tomado hospitales por completo para su propio uso o con el propósito de convertirlos en centros de detención.

También confirman en sus informes que el ISIS genera “un clima de miedo” en los sanitarios de la zona, sobre todo por el temor a secuestros y torturas; y el mayor dominio que tienen ahora en la zona han hecho variar los planteamientos de los médicos destacados allí, que se han visto forzados a implantar un modelo de gestión a distancia (o control remoto), aunque a principios de este año se ha pasado a un modelo de gestión compartida, en el que se definen claramente las responsabilidades y se comparten entre el personal nacional e internacional.

Según los datos de MSF, en 2014 murieron 39 sanitarios por los enfrentamientos entre ejército sirio y oposición, y alertan que ya solo quedan en la ciudad de Alepo, donde están destacados, 40 médicos para una población de 2,5 millones de personas.

ENLACES RELACIONADOS:

Siria no es país para médicos (16/09/2013)

Médicos sin Fronteras: “Pese a seguir protocolos muy estrictos, los riesgos no se pueden reducir a cero” (21/11/2014)