Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Los colegios catalanes se rebelan contra la OMC

El montante económico supera los 9,2 millones de euros

Sábado, 13 de diciembre de 2014, a las 21:29
Jesús Vicioso Hoyo. Madrid
La Organización Médica Colegial (OMC) ha celebrado su última asamblea de presidentes del año y sobre la mesa se ha puesto un punto clave con vistas al próximo ejercicio: los presupuestos de 2015. Con un montante total de 9,27 millones de euros, han salido adelante gracias al amplísimo respaldo registrado en la votación. Eso sí: ha habido una nota discordante más que significativa, la de los representantes de tres de los cuatro colegios de médicos catalanes (el de Girona no ha acudido a la cita), que no han dado su visto bueno a las cuentas de la entidad.

Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, y Jaume Padrós, presidente del COM de Barcelona. 

Uno de los protagonistas de la asamblea ha sido el presidente del Colegio de Barcelona, que ha mostrado públicamente su rechazo (tiene 5 de los 104 votos ponderados entre todos los colegios españoles) a las cuentas del próximo ejercicio. De entrada, ha sido muy significativa su presencia, ya que llevaba unos diez meses sin participar en las asambleas de la OMC, lo que da buena muestra de la tensión existente en la relación entre el ente estatal y catalán, en particular con el colegio de la ciudad condal. Y luego, ya entrado el debate, ha expresado su desacuerdo con la situación.

Padrós ha manifestado, según fuentes consultadas por este periódico, que hay marginación y abandono por parte de la dirección del consejo y, de puertas para adentro, también ha lamentado que las únicas relaciones que se establezcan tengan que ser a través de los tribuales. Ha apelado en el cónclave de los presidentes de los médicos al “diálogo” y ha pedido “voluntad de acuerdo institucional y político” por parte de la máxima representación de la OMC.

En el trasfondo ha estado patente, claro está, la denominada cuestión catalana y el asunto que ha irrumpido durante la tramitación de los presupuestos de 2015 ha sentado como un jarro de agua fría a un importante y amplio sector de los asistentes a la reunión de carácter interno.

En primer lugar, porque era algo ajeno al punto que se estaba tratando y, en segundo lugar, porque el cariz político tan presente a nivel nacional ha vuelto a estar presente en una asamblea que no estaba convocada para ello. Sin olvidar, tal y como han manifestado varios representantes a Redacción Médica, que el Colegio de Médicos de Barcelona lleva mucho tiempo sin abonar las correspondientes cuotas a la OMC y, sin embargo, ha ejercido su derecho al voto como si estuviese al corriente de pago.

Así las cosas, al final sí ha habido un acuerdo: en la próxima asamblea de la OMC se abordará, con un punto específico, el asunto planteado por Padrós, pero ya fuera del debate de las cuentas económicas.

Revisión de la situación de la residencia de mayores de Guadalajara

También ha estado en el orden del día una aproximación a la situación de la residencia de la OMC en Guadalajara. La situación económica de la misma no es precisamente boyante y, como ha ocurrido en el caso anterior, se ha fijado un posterior debate para analizar detenidamente el estado en el que se encuentra así como, de igual forma, ver posibles soluciones de mejora.

ENLACES RELACIONADOS:

Los colegios médicos de Cataluña plantean la independencia de la OMC (07/11/14)