15 nov 2018 | Actualizado: 11:50

La jornada de 37,5 horas, a debate en el Parlamento

El Gobierno ha recibido varias resoluciones desfavorables en contra de la medida, que tuvo que implementar sin consenso con los sindicatos

Miércoles, 09 de marzo de 2016, a las 18:12
Redacción. Sevilla
A pesar de que en la mayoría de las comunidades autónomas el debate se centra en la vuelta a las 35 horas semanales trabajadas por los funcionarios públicos (entre ellos, los sanitarios), en Andalucía aún continúa la polémica en torno a las 37,5 horas.

Aquilino Alonso, consejero de Sanidad.

El PP elevará una proposición no de ley (PNL) ante la Comisión de Sanidad que se celebra este jueves para exigir que el Gobierno regional “acate y ejecute de manera inmediata” las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que obligaban a la Junta a regular el horario de los profesionales sanitarios a falta de acuerdo en la mesa sectorial.

La PNL recoge la crítica de los sindicatos, que se quejaban de la “ausencia de negociación” por parte del Gobierno, quien tenía que haber llegado a un acuerdo para la implantación de la medida como en los demás sectores públicos.

Los antecedentes

Así, los trabajadores del Servicio Andaluz de Salud criticaban de la discriminación que sufrían con respecto al resto de funcionarios”, ya que tenían unos horarios regulados y equitativos prolongando la jornada ordinaria media hora al inicio o al final.

Sin embargo, los sanitarios del SAS criticaban que, en su caso, recuperaban varias horas de golpe, con jornadas de 7 o 12 horas para el turno diario, de 10 para el turno nocturno y de 7, 10 o 12 para el turno rotatorio.

Esto propició la demanda a los tribunales por parte de los sindicatos, que consiguieron que el TSJA reconociera que no se regulaban de manera correcta los horarios y que, en algunos casos, se contaban las horas de guardia como jornadas ordinarias, cobrando por debajo de lo establecido.

Sin embargo, en diciembre de 2015, el BOJA publicaba la obligatoriedad de estos horarios, a pesar de que no se llegara al consenso en la mesa sectorial y que los trabajadores sigan pidiendo la revocación de la medida e incluso que se vuelva a la jornada de 35 horas, como ha ocurrido en Castilla-La Mancha y País Vasco.