Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Miércoles, 11 de marzo de 2015, a las 11:57
Redacción. Madrid
La Fundación Jiménez Díaz ha realizado una reconstrucción anatómica de ligamentos uterosacros por vía laparoscópica, para la corrección quirúrgica del prolapso de órganos pélvicos (POP) con urgencia miccional asociada (CESA-VASA).

Esta técnica quirúrgica inicia su desarrollo en 1.990 y ha sido estandarizada en 2.011 en Alemania por Wolfan Jäguer, director médico del departamento de de uroginecología y cirugía del suelo pélvico del hospital universitario de Colonia en procesos open surgery (cirugía abierta convencional). Se ha aplicado a más de 700 mujeres, con una tasa de curación del 75 por ciento.

Siguiendo los conceptos básicos de la técnica original consistente en la reconstrucción anatómica de los ligamentos uterosacros, es la primera vez que este procedimiento se realiza mediante un abordaje laparoscópico fuera de Alemania, donde se han realizado cuatro intervenciones de estas características.

Natalia Gennaro Della Rossa, jefa de la Unidad de Suelo Pélvico del Servicio de Ginecología, quien ha realizado dicha cirugía, ha explicado que la técnica consiste en que el dispositivo central de la malla se ancla a la cúpula vaginal o al cérvix, de forma que los elementos laterales debidamente tunelizados en el retroperitoneo reforzarán y sustituirán a ambos ligamentos uterosacros para ser anclados al sacro.

La biocompatibilidad aporta diversas ventajas clínicas, reduce la adherencia bacteriana y presenta alta resistencia al envejecimiento. La reconstrucción de elementos naturales de la anatomía del suelo pélvico, los ligamentos uterosacros,  como cambio filosófico frente a otras técnicas de colposacropexia, permite restaurar la estática pelviana de manera muy fisiológica manteniendo la máxima movilidad vaginal y con ello la disfunción urinaria asociada.

Esta cirugía está indicada en pacientes que presenten elongación o ruptura de ligamentos uterosacros, asociada a urgencia miccional (con o sin incontinencia urinaria), que no mejoran con tratamiento farmacológico. Si bien el origen de la urgencia miccional es multifactorial, en aquellas pacientes donde se asocia a prolapsos pelvicos (POP) son casos susceptibles de ser mejorados.