26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:30

La gestión clínica se postula como solución para sostener el SNS

Los defectos del SNS solo hallan soluciones en un cambio paradigmático de la relación de poderes

Martes, 08 de julio de 2014, a las 19:01
Javier Barbado / Pablo Eguizábal. Madrid
El director del Área del Corazón del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de A Coruña, Alfonso Castro Beiras, ha señalado que la solución a la crisis económica y financiera del Sistema Nacional de Salud (SNS) no pasa tanto por contener los costes como por mejorar los resultados de las prestaciones sanitarias y, para ello, ha insistido en la necesidad de evaluarlas y en fomentar las Unidades de Gestión Clínica (UGC).

Castro Beiras define y opina sobre las UGC.

Arenas propone la gestión clínica como solución gestora.


En este sentido, ha criticado el intervencionismo, la partitocracia, la fragmentación y la “burbuja sanitaria” como los puntos débiles del sistema sanitario público. Como ejemplo de su división, ha citado la angioplastia y las salas de hemodinámica, que duplican el número de las existentes en otros países europeos y evidencian la carencia de un sistema homogéneo e integrador.

Con todo, la gestión clínica corre el riesgo de oponerse a la cultura del profesional sanitario en España, que tal vez no esté motivado para hacer el cambio, y se ha referido a los gestores subrayando su papel complementario del papel organizador de los médicos y en ningún caso competitivo o de lucha de poderes.

Carlos Alberto Arenas; Jaime del Barrio, director general del Instituto Roche; y Alfonso Castro Beiras, en la Rey Juan Carlos de Madrid.


Castro Beiras, quien ha intervenido este martes en los cursos de verano organizados por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y el Instituto Roche, ha descrito el cambio de perfil en el enfermo, de carácter cada vez más pluripatológico, lo cual exige estandarizar su asistencia con nuevos recursos y protocolos más allá de los campos delimitados por las especialidades médicas. Asimismo, ha mencionado las unidades de gestión clínica y, en concreto, la que nació como Área del Corazón en el Juan Canalejo de A Coruña en 1998 adelantándose de ese modo a la actual tendencia a extender esta clase de organización de los profesionales atribuyéndoles funciones directivas.

Como ejemplos de los que España puede presumir, el cardiólogo ha mencionado, una vez más, el sistema de formación MIR y el Programa Nacional de Trasplantes.

Nueva era en la Medicina

Por otra parte, los cambios demográficos, los avances en el conocimiento, el traspaso del entorno analógico al digital y la crisis económica constituyen los factores determinantes del milenio en la forma de ejercer la Medicina. “Se trata de un cambio tan revolucionario, en el que nos encontramos inmersos, que no nos damos cuenta de él”, ha asegurado, para advertir, a continuación, que “eso no quiere decir que olvidemos la clínica y, en definitiva, el hecho de ser médicos”.

En cualquier caso, resulta evidente que se avanza hacia una Medicina más industrializada y computerizada que requiere de formas de gestión eficientes –ha insistido–, del abordaje de la enfermedad crónica y de la participación de profesional en la administración de los recursos.

En España se ha crecido mucho en los últimos años e incluso se puede hablar de un boom sanitario como el de la construcción de viviendas: “Nuestro sistema es coste-eficiente en detrimento del sueldo que reciben los profesionales”, ha precisado. Desde su punto de vista, el SNS se caracterizar por el éxito del sistema de formación MIR y ha denunciado que, en los últimos años, se ha dejado de lado la innovación, y ha puesto como ejemplo el desarrollo de la cirugía robótica.

El SNS, falto de líderes que motiven al profesional

En su turno de palabra, el gerente del Complejo Hospitalario de Toledo, Carlos Alberto Arenas, ha denunciado la escasa sensación de pertenencia del profesional sanitario a la institución en que trabaja en el SNS consecuencia, a su vez, de la falta de liderazgo por parte de los directivos que, a su parecer, hallan toda clase de trabas para ejercer una labor autoritaria efectiva. En este contexto, ha citado las Unidades de Gestión Clínica como la esperanza de que cambie el panorama, algo todavía “muy complicado en la administración pública”.

“Los gestores que pensamos en delegar el poder y compartir la información, en lugar de centralizarla, somos partidarios de las nuevas propuestas de gobernanza clínica”,  ha señalado en alusión de las UGC a las que también Castro Beiras se ha referido en su intervención.




ENLACES RELACIONADOS:

Facme asegura que la gestión clínica “no es privatizar ni externalizar” (10/06/2014)