Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

La gestión clínica es un “apartheid” para Primaria

“Nos encontramos en un apartheid”, ha asegurado Francisco José Sáez, gerente de AP del Servicio Madrileño de Salud

Jueves, 01 de octubre de 2015, a las 16:02
David García. Madrid
Los gerentes de Atención Primaria han denunciado el olvido que sienten en relación con el Real Decreto de unidades de gestión clínica que prepara el Gobierno. “Nos encontramos en un apartheid”, ha asegurado Francisco José Sáez, gerente de AP del Servicio Madrileño de Salud y miembro de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, que ha comparado la situación de este nivel asistencial como “un viaje por África”.

Ana Miquel Gómez, gerente adjunta de Planificación y Calidad de la Gerencia de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid; Ana Pastor, de la junta Directiva de Facme; y Francisco José Sáez, gerente de AP del Servicio Madrileño de Salud.

Así lo han manifestado en el marco de una jornada organizada por Sedisa, la Sociedad Española de Directivos de la Salud; y Facme, la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España, en la sede de Previsión Sanitaria Nacional en Madrid.“Deseamos que se acabe esta legislatura para que no se apruebe el real decreto”, ha dicho Sáez, quien ha explicado que el texto solo menciona a la AP para decir que pueden formar una unidad entre uno y dos equipos. “El real decreto obvia a la AP”, ha sentenciado.

Para Sáez, “la AP es la gran olvidada de las unidades de gestión clínica” aunque cree que existen en España ejemplos de una buena implantación en este nivel asistencial, como en Andalucía, en cuya legislación se pone al mismo nivel la AP con la atención hospitalaria.

A pesar de mostrarse en contra del proyecto de real decreto que prepara Sanidad, Sáez sí cree que se deben hacer cambios en la legislación “porque no se puede fiar todo a la voluntariedad del profesional”.

Por último, ha indicado que los pasos que hay que dar para poner en marcha esta forma de gestión son los de llegar a un acuerdo con los profesionales, que las gerencias realicen ofrecimientos y ver qué recursos hay para desarrollarlo.

En la misma línea se ha movido Ana Miquel Gómez, gerente adjunta de Planificación y Calidad de la Gerencia de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid, que considera que “el real decreto se moja tan poco que hasta sirve para tener una visión general de las unidades de gestión clínica”.

Para esta gerente, sería más conveniente cambiar las leyes ya existentes que desarrollar una nueva, y que facilite la delegación de responsabilidades. En su opinión son tres los pasos que han de darse para “hablar de autonomía en la gestión”: formar a los trabajadores, trabajar con los líderes que se postulen, y trabajar a partir de ahí en los diferentes niveles de autonomía y explorar las diferentes barreras normativas.

ENLACES RELACIONADAS:

“Las unidades de gestión clínica son viables, pero no probables” (01/10/2015)