Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

Solo tres hospitales tienen unidad de dolor de primer nivel

Fundación Grünenthal y ANIS advierten de la elevada prevalencia de esta enfermedad crónica

Miércoles, 10 de octubre de 2012, a las 01:12
Carlos Cristóbal/ Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
En España no se trata bien el dolor. Esa ha sido la conclusión más importante que se ha sacado del encuentro  interactivo  ‘En la piel de un paciente con dolor’, que han organizado en Madrid la Fundación Grünenthal y la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) y en el que se ha buscado concienciar sobre un problema que afecta a más de seis millones de personas en España reduciendo, en mayor o menor medida, su calidad de vida.

En un acto durante el cual los asistentes han tenido la posibilidad de experimentar cómo es el día a día de un paciente con dolor crónico a través de varias simulaciones, el presidente de la ANIS y conductor del encuentro, Alipio Gutiérrez, ha querido hacer especial incidencia en la importancia que tiene la formación de los profesionales sanitarios para “prevenir, aminorar e incluso eliminar el dolor”, así como la labor de los medios de comunicación a la hora de difundir la realidad de este tipo de enfermedades para que se le den el valor que merecen.

Isabel Sánchez, directora de la Fundación Grünenthal; Alipio Gutiérrez, presidente de la Anis; María de Madariaga, responsable de la Unidad de Dolor del Hospital Infanta Sofía; y Esperanza Cutillas, paciente con dolor crónico.

Los presentes han querido incidir en la importancia que tiene el profesional sanitario en todos los aspectos, desde la evaluación de la dolencia hasta la diagnosis y el tratamiento. En ese sentido, la directora de la Fundación Grünenthal, Isabel Sánchez, ha apuntado que “se debe diagnosticar su causa para poder aliviarlo parcial o totalmente mediante un tratamiento orientado no al propio dolor, sino a su origen”. “Hay que poner a disposición del profesional nuevas terapias, y eso se consigue a través de la docencia, la formación y la concienciación”, ha añadido.

Tras el testimonio de Esperanza Cutillas, paciente con más de veinte años de dolor crónico durante su vida, ha tomado la palabra la responsable de la Unidad del Dolor del Hospital Infanta Sofía, María de Madariaga, que se ha mostrado muy rotunda a la hora de calificar la situación actual tras confesar que la prevalencia “es demasiado elevada”. “El dolor en España se trata mal”, ha aseverado argumentando que “el paciente tarda en quejarse, se suelen hacer unas primeras prescripciones inadecuadas, hay una importante falta de seguimiento y el tratamiento etiológico es deficiente”.

Isabel Sánchez.

María de Madariaga.

Otro de los temas cuyo debate ha consumido más tiempo es el del papel de la Administración en este campo. “Se mantienen los problemas de financiación y falta de recursos”, ha sostenido una Madariaga que, además, ha denunciado la falta de inversión pública existente y el hecho de que solo tres hospitales españoles, Ramón y Cajal y Puerta de Hierro en Madrid además del General de Valencia, dispongan de una Unidad del Dolor de primer nivel.

A ese mismo respecto, la directora de la Fundación Grünenthal ha mostrado su postura, basada en un abordaje multidisciplinar de este tipo de enfermedades. “En España hay en torno a cien Unidades del Dolor, pero deberían ser la última opción”. “Cualquier profesional debería poder evaluar, diagnosticar y tratar el dolor, porque todos los profesionales nos enfrentamos a pacientes en esa situación”, ha agregado.