Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20

La Candelaria realiza casi el doble de trasplantes de córnea en 2014 que en 2013

El fin terapéutico es restaurar la transparencia corneal del ojo

Viernes, 30 de enero de 2015, a las 13:44
Redacción.Tenerife
El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc) ha realizado un total de 40 trasplantes de córnea en 2014, casi el doble que los efectuados en 2013, que fueron 22, y que tienen como objetivo restaurar la transparencia corneal del ojo o bien en reconstruir el globo ocular del paciente para que éste no pierda la visión.

Mercedes Cueto, gerente de La Candelaria.

En este sentido, los especialistas del servicio de Oftalmología han realizado trasplantes de córnea tanto anterior como posterior, así como trasplantes combinados de limbo y córnea.

"En esta última tipología, el Hospital de La Candelaria fue pionero en Canarias por efectuar este tipo de trasplante simultáneo en el que tanto el limbo como la córnea proceden de otro paciente. Nuestro hospital también fue pionero en la realización del primer trasplante endotelial", ha dicho Jorge Álvarez, coordinador de la Sección de Segmento Anterior y Córnea del servicio de Oftalmología del centro.

Dicho esto, ha explicado que el tiempo de espera para recibir un trasplante de córnea está directamente relacionado con la disponibilidad de este tejido, “que a su vez depende de la cantidad de donantes y de la solidaridad de sus familias, pues al igual que dan su consentimiento para la donación de órganos también lo pueden hacer para tejidos y células".

La córnea, compuesta por cinco capas, es la parte anterior transparente que cubre externamente el globo ocular y actúa como medio principal de refracción en la visión. En ocasiones, ésta pierde transparencia y dificulta la capacidad visual de una persona.

Esta disfunción se produce en la mayoría de las ocasiones por descompensaciones secundarias originadas por cirugía o procesos inflamatorios, así como por degeneraciones corneales, cicatrices corneales secundarias a procesos infecciosos o traumatismos.