Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

La apnea de sueño será la enfermedad respiratoria más diagnosticada en 2026

Al menos, el 25 por ciento de la población adulta cuenta con apnea relevante

Martes, 15 de marzo de 2016, a las 11:24
Redacción. Madrid
La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha revelado, en el Libro Blanco de la Neumología en España, que la apnea del sueño mantendrá su crecimiento durante la próxima década con un incremento de la incidencia del 4,2 por ciento, solo cuatro décimas por debajo del crecimiento experimentado en los últimos 10 años, que fue del 4,6 por ciento. Lo que la convertirá en la enfermedad respiratoria más común para 2026.

Inmaculada Alfageme Michavila, presidenda de la Separ.

En el enmarco del Día Mundial del Sueño, Separ ha recordado que, al menos, el 25 por ciento de la población adulta cuenta con apnea relevante. En este sentido, destacan que se trata de un trastorno respiratorio que tiene lugar durante el sueño, caracterizado por la repetida obstrucción de las vías respiratorias. Esta obstrucción provoca paradas respiratorias que pueden durar entre unos pocos segundos y varios minutos e impiden que el sueño ejerza su función reparadora.

“Tenemos un elevado infradiagnóstico, pero el conocimiento de la población en general y de los profesionales cada día es mayor, obligando a los expertos y a los médicos de Atención Primaria a estar atentos a la presencia de factores de riesgo y llevar a cabo estrategias para detectar esta patología”, explica Carlos Egea, coordinador del Área de Sueño de Separ.

Además, el Libro Blanco apunta que el número creciente de visitas en los servicios de neumología relacionados con la apnea de sueño se deben a una mayor sensibilidad hacia esta patología por parte de otras especialidades médicas y muy concretamente de Atención Primaria, pero también por una mayor demanda de los pacientes que poco a poco conocen mejor esta enfermedad y requieren un mejor diagnóstico y posterior tratamiento.

Egea apunta que la apnea de sueño “actualmente los tratamientos que usamos son muy efectivos para las consecuencias negativas de esta patología, tales como la CPAP, un aparato que se utiliza mientras se duerme y que mediante una mascarilla ‘sopla’ aire manteniendo abierta las vías respiratorias, y los dispositivos intraorales, por si no se tolera la CPAP, o el paciente lo demanda como primera opción”.

ENLACE RELACIONADO:

Un algoritmo diagnostica la apnea del sueño con dos señales del paciente (11/01/16)