Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Izquierda-Ezkerra ve en la reforma sanitaria un “deterioro peligroso” en la atención de urgencias

La oposición reconoce que el cambio aumentará la capacidad resolutiva de AP

Viernes, 04 de mayo de 2012, a las 13:47

Redacción. Pamplona
Izquierda-Ezkerra ha cuestionado la reforma sanitaria presentada por el Gobierno de Navarra y ha advertido de un "deterioro peligroso" en la atención de las urgencias vitales en zonas rurales de Navarra y en la red de carreteras.

Joaquín Betelu, Marisa de Simón y Txema Mauleón.

El responsable del grupo de Salud de Izquierda-Ezkerra, Joaquín Betelu, ha dicho que "la atención ordinaria de los centros de salud se deteriora sin sustituciones, se produce una escasa o dudosa mejoría de la atención continuada y desde luego se produce un deterioro peligroso de los servicios de urgencias rurales y de la atención de urgencias en la red de carreteras".

En el caso de la atención ordinaria o primaria, ha afirmado que se "deteriora" debido al "recorte en sustituciones", lo que supone que "si el médico está de baja o se va de vacaciones, las 1.500 personas que atiende este médico van a recaer en el médico de al lado, que tendrá que atender a 3.000 personas".

Joaquín Betelu ha reconocido que el plan de Salud aumenta la capacidad resolutiva de los médicos de cabecera, porque van a poder pedir pruebas complementarias que hasta ahora no podían, como más resonancias, pero ha cuestionado los beneficios de esta medida. "Son cosas que se salen de la atención primaria y la mejora que produce es muy cuestionable, porque generalmente son pruebas utilizadas por los especialistas", ha indicado.

En cuanto a la atención continuada (la apertura de los centros de salud de 8 a 20 horas), ha afirmado que "lo único que hace el plan es adscribir los sanitarios de urgencia a los centros de salud, es decir, que no se mejora el acceso de los pacientes al médico de cabecera y a la enfermera fuera de los horarios habituales de los centros".

En el caso de las urgencias vitales, Betelu ha rechazado que los médicos y enfermeras rurales, "una parte importantísima en la atención a la urgencia vital en las zonas rurales y de la red de carreteras, van a pasar a estar en una situación de localización y no presencialmente en el centro de salud".

"Si este plan entra en vigor y se produce un vuelco en la autopista, al médico y a la enfermera de Caparroso se les pondrá un busca que les dirá que tienen que llamar al 112, llamarán al 112, estarán donde quieran dentro de toda la zona y si es de noche no estarán durmiendo en el centro de salud", ha explicado.

Por su parte, la parlamentaria de I-E Marisa de Simón, que ha estado en la rueda de prensa junto con su compañero de grupo Txema Mauleón, ha criticado que "el Gobierno de Navarra ha apoyado las medidas de ahorro sanitario del Partido Popular, las ha asumido, no las ha criticado, y más bien ha dado su beneplácito, cuando por ejemplo el Gobierno vasco acaba de rechazarlas".

Además, ha censurado que "negar la asistencia a los inmigrantes irregulares es una barbaridad, es cruel, es radicalmente injusto y atenta directamente contra los derechos humanos" y ha dicho que exigirá que se cumpla en Navarra la ley de salud, "que establece que todas las personas que vivan en Navarra, independientemente de su situación legal, tienen el mismo derecho a la asistencia sanitaria".