Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Martes, 27 de noviembre de 2012, a las 17:07

Redacción. Bilbao
La celebración de un seminario científico en el Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces en el Hospital Universitario de Cruces (Bizkaia) ha puesto de manifiesto la identificación de una posible diana terapéutica para la lipodistrofia.

Arantza Infante y Clara Isabel Rodríguez, investigadoras de BioCruces.

El avance es el resultado de una investigación realizada por investigadores de BioCruces mediante un modelo experimental con células madre mesenquimales humanas, centrada en el estudio de las laminopatías, es decir, patologías que tienen su origen en un problema de la lámina nuclear de las células. La investigación ha sido publicada recientemente en la revista científica ‘Stem Cells Translational Medicine’

La lipodistrofia asociada al gen LMNA se caracteriza por alteraciones en la distribución de la grasa corporal y está asociada a complicaciones metabólicas y cardiovasculares tempranas. Puede tener un origen tanto genético debida a mutaciones hereditarias, como adquirido, debida a fármacos, prácticamente en desuso, que se emplean en la terapia contra el sida.

Los investigadores, liderados por la jefa del Grupo de Células Madre y Terapia Celular del Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces, Clara Isabel Rodríguez,  han averiguado que la acción de los inhibidores de la proteasa del VIH sobre las células mesenquimales da como resultado la acumulación de proteínas lamin A inmaduras.

Éstas se asocian posteriormente de manera inadecuada con el factor de transcripción SP1, limitando la actividad de éste y contribuyendo así al desarrollo de la lipodistrofia. El conocimiento de la génesis de esta patología puede dar como resultado el considerar al factor de transcripción SP1 como una diana molecular para el desarrollo de fármacos contra la lipodistrofia. 

Asimismo, se ha valorado muy positivamente “la constatación de que el desarrollo de modelos experimentales de laboratorio empleando células madre mesenquimales humanas es una vía idónea para el estudio de enfermedades humanas como las laminopatías”.