21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

España rebate la tesis europea que liga el PIB a la esperanza de vida

El Eurostat añade nuevos indicadores a sus estadísticas con motivo del ‘Día Internacional de la Felicidad’

Jueves, 20 de marzo de 2014, a las 12:23

Fuente: Eurostat. Informe sobre indicadores de calidad vida.

Redacción. Madrid
Con motivo del ‘Día Internacional del Felicidad’, que se celebra este jueves, la Unión Europea (UE) ha publicado una nueva estadística sobre indicadores de calidad de vida tomando como referentes el Producto Interior Bruto (PIB) de los países y el porcentaje de fracaso escolar.

La tesis europea liga PIB a esperanza de vida, de forma que los países que registren los índices más altos cuenten con la población más envejecida. A partir de ahí, fragmentan la UE en zonas y definen la parte central y este con los PIB más bajos y, por tanto, con la esperanza de vida más baja. En la zona sur, distinguen países con PIB altos y población envejecida, mientras que las zonas este y norte parecen resistirse a la teoría y aunque tienen PIB altos, la longevidad no es la esperada.

Fuera de la estadística

El PIB de España por cápita (cifrado en 24.400 PPS) se encuentra en una posición medio-baja de la tabla europea, y sin embargo sus habitantes alcanzan una media de 82,5 años, la más alta de la UE. Similar es el caso italiano, con 25.600 (PPS) de PIB y una esperanza media de vida de 82,4 años. Luxemburgo, con el mayor PIB (67.100 PPS), rebate también la tesis en sentido contrario, porque ocupa la zona centro de Europa y sin embargo su población puede llegar hasta los 81 años y medio.

Abandono escolar

Es el segundo indicador añadido a la estadística habitual. En este caso, aunque el propio informe admite de que no hay “una clara correlación” entre el PIB y la proporción de alumnos que abandonan los estudios, se apunta que la mayoría de los países del este y el norte que cuentan con un alto PIB comparten también un índice bajo de fracaso escolar, al menos más bajo que la media de la UE. Sin embargo, identifica a los países del centro y el este de la UE, “todos” con bajos PIB, como los que han logrado ‘retener’ con más éxito a los estudiantes en las aulas.

ENLACE RELACIONADO:

Acceda al informe de Eurostat