Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00

El Sescam pone en marcha un Programa de Detección Precoz del Cáncer de Colon

Una de las novedades es que se iniciará este proceso con una llamada telefónica al paciente

Lunes, 30 de marzo de 2015, a las 17:34
Redacción. Albacete
El director general de Atención Sanitaria y Calidad del Sescam, Miguel Ángel Soria, ha presentado en Albacete el Programa de Detección Precoz que se ha puesto en marcha en la región para reducir la incidencia de esta enfermedad y prevenirla, localizando y tratando las lesiones o tumores en sus fases iniciales.

Soria.

Durante la rueda de prensa, el director general de Atención Sanitaria y Calidad, acompañado por el presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer en Albacete, Andrés Sánchez, ha destacado la apuesta del consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, y del Gobierno regional en la lucha contra el cáncer de colon y recto y en la detección precoz de esta enfermedad para prevenirla.

Mediante el diagnóstico precoz se puede reducir la mortalidad aproximadamente en un 33 por ciento, en este tipo de tumores, ya que sólo alrededor del 5 por ciento de las analíticas positivas se corresponde, finalmente, con tumores malignos.

Este plan, que se implantará en las próximas semanas de manera progresiva en la Comunidad Autónoma, se dirige a hombres y mujeres de entre 50 y 69 años, lo que supone una población diana en torno a 437.000 personas en Castilla-La Mancha y a 93.545 personas en la provincia de Albacete.

Una de las novedades de este Programa es que en Castilla-La Mancha se iniciará este proceso con una llamada telefónica al paciente, a través de la cual se le explicará en qué consiste el tipo de prueba que se tendrá que realizar para poder detectar pequeñas cantidades de sangre en heces que no son visibles.

En caso de que el resultado de la prueba sea negativo se le comunicará al usuario por carta, mientras que si es positivo será su médico de Atención Primaria quien le indique la realización de una colonoscopia para detectar posibles lesiones o pólipos, que pueden tratarse para evitar que deriven en un cáncer colorrectal.